La pandemia del Covid-19 golpeó fuerte, este año 2020, a las exportaciones chilenas de salmón y trucha, debido, fundamentalmente, a la reducción de las ventas al canal food service (hoteles y restaurantes), producto de las medidas de confinamiento en los distintos mercados. Sin embargo, otros productos, como los mejillones y algunos derivados de algas, así como la harina y aceite de pescado, han mostrado incrementos en sus envíos a pesar del escenario cambiante.

Para analizar la situación de las exportaciones chilenas de productos del mar, AQUA dialogó con el director regional de ProChile en la región de Los Lagos, Ricardo Arriagada, quien dio su mirada sobre el panorama actual y futuro para los envíos locales. A su juicio, hay que prepararse para un nuevo año marcado por la pandemia, pero donde se espera que el impacto sea menor, pues se cree que desde el segundo semestre se debería retomar cierto grado de normalidad.

¿Qué balance puede realizar acerca de las exportaciones de productos del mar de la región de Los Lagos en 2020? ¿Cuáles fueron los productos que tuvieron mejores resultados y cuáles los que se vieron más afectados por el actual escenario de pandemia?

En los primeros once meses de 2020, las exportaciones de productos del mar de la región de Los Lagos alcanzaron los US$ 4.091 millones, lo que representa una baja del 11% con respecto al mismo período del año pasado. Sin embargo, algunos productos del mar regionales que tuvieron un crecimiento en sus envíos durante lo que va corrido del año. Es el caso de los mejillones, con envíos por US$ 227 millones y crecimiento del 19%; de aceite de pescado, con US$91 millones y alza de 35%; y las harinas de pescado y crustáceos, con US$ 54 millones y alza de un 23%.

Por monto exportado, la mayor variación negativa correspondió a las exportaciones de salmón y trucha, que en el período alcanzaron los US$ 3.528 millones, con una baja del 14,6% respecto al mismo período del año pasado.

¿Cuáles fueron las actividades más importantes realizadas durante el 2020 en la promoción internacional de los productos del mar?

Este año, las actividades destinadas a promover los productos del mar regionales y para reactivar la economía de la macrozona se han realizado en forma íntegramente digital. La actividad más importante fue el Encuentro Exportador de ProChile, Enexpro Productos del Mar y Proveedores de la Industria Acuícola, que contó con la participación de más de 65 compradores internacionales de 29 mercados y 93 exportadores chilenos, con una participación mayoritariamente de la región de Los Lagos. En Enexpro de productos del mar, se realizaron 463 reuniones de negocios bilaterales a través de una plataforma digital, con un total de negocios proyectados de US$ 205 millones, lo que nos dejó muy conformes respecto de los resultados de una actividad 100% virtual.

En cuanto al salmón, ¿qué análisis puede realizar acerca de este sector que se vio muy perjudicado por la caída de las ventas al Canal HoReCa en gran parte de los mercados?

Las exportaciones de salmón y trucha, si consideramos las cifras a nivel nacional, en el período enero a noviembre de 2020 el total de envíos alcanzó los US$ 3.995 millones con una variación negativa del 15,8%. Al analizar las cifras, es posible constatar que a casi todos los destinos disminuyeron las exportaciones, pero que las mayores bajas corresponden a los mercados de Estados Unidos, donde se enviaron US$1.587 millones, con una baja del 9% (equivalente a US$ 165 millones menos); de Japón, con envíos por US$ 861 millones y una baja del 14% (US$ 144 millones menos); Brasil, con envíos por US$ 365 millones y una baja del 34% (US$ 185 millones menos); Rusia, con envíos por US$ 281 millones y una baja del 15% (US$50 millones menos); y China, con envíos por US$ 131 millones y una baja del 49% (US$ 125 millones menos).

Las excepciones son los mercados de Taiwán, donde se enviaron US$59 millones con un crecimiento del 19% respecto al año pasado, y de Vietnam, con envíos por US$ 57 y un alza del 9%.

Este año, los salmonicultores han tratado de enfocar sus ventas en el canal retail, ¿cuáles han sido los resultados de esta incursión?

El retail, sin duda, ha sido una buena alternativa frente al food service, pero no se podría aseverar que compensó el desmedro económico en la misma proporción. La industria se ha adaptado a esta nueva forma de comercialización, enfocándose en el comercio minorista (supermercados e hipermercados).  El retail se ha transformado, de todas maneras, en una alternativa a la venta más tradicional, es decir, el food service, que producto de la pandemia se ha visto severamente afectado. Esto ha derivado en nuevas formas de preparaciones del salmón, llevando a la industria a nuevos desafíos, como formatos y envases, teniendo que conjugar preservación, calidad y sustentabilidad.

En cuanto al mejillón chileno, sabemos que las exportaciones este año han estado en un nivel muy favorable y no se han sentido mucho los efectos de la pandemia. ¿Qué análisis puede realizar?

Los envíos de mejillones durante el período enero a noviembre de 2020 desde Los Lagos alcanzaron los US$ 227 millones, con un crecimiento del 19%. Los principales mercados de destino fueron España (20% de participación), Rusia (15%), Estados Unidos (13%), Italia (10%) y Francia (10%).

Se puede analizar que la industria mitilicultura chilena se consolida a nivel internacional, siendo el primer exportador a nivel mundial, pese a una crisis inédita en las últimas décadas. Los factores que explican este buen comportamiento se atribuyen a que la venta, cuyos principales mercados son europeos –España, Rusia, Italia y Francia– se hace mayoritariamente en supermercados. A ello se suman atributos nutricionales inigualables, con un producto cultivado de forma sustentable y a un costo accesible para la población. Este último factor es relevante en medio de la crisis económica producto del coronavirus.

En cuanto a las algas que se exportan desde la región de Los Lagos, ¿tiene antecedentes acerca de los resultados del año 2020? Este sector, ¿se vio también afectado por la pandemia?

En productos derivados de algas, durante el período enero a noviembre de 2020 desde la región de Lagos se realizaron envíos de carragenina por US$ 53 millones, con un aumento del 6% con respecto al mismo período de 2019. También se enviaron US$ 3 millones de agar-agar con un crecimiento de 77% en relación al año pasado. Algas, en particular, se enviaron US$ 2 millones con una baja del 35% en relación con el año pasado.

Hay quienes postulan que, debido al cambio climático y también los efectos que ha dejado la pandemia, las industrias exportadoras deberían comenzar a pensar en enfocar sus exportaciones principalmente a mercados cercanos; con ello se reduce la huella ambiental de estos envíos y se deja de depender de destinos donde la logística es más compleja ¿Cuál es su visión sobre este tema?

Producto de los efectos de la pandemia, efectivamente, se ha visto una tendencia en distintos mercados donde los consumidores están prefiriendo el consumo de productos locales. Esto se puede deber a distintos factores: una preocupación por apoyar a su comunidad y reactivar la economía, que el consumidor perciba que un producto nacional es más seguro que un producto importado y también porque sus prioridades han seguido cambiando, creciendo la preocupación por el cambio climático y por lo tanto por la huella ambiental de los productos que consumen.

Estos cambios en las tendencias de consumo son de gran relevancia para nuestras exportaciones, pero no necesariamente la solución es enfocarse principalmente en mercados cercanos. El consumidor muchas veces toma decisiones en base a percepciones. Lo que hay que hacer es informar. Si la preocupación del consumidor es su salud, hay que preocuparse de difundir las estrictas medidas de seguridad e inocuidad alimentaria que se toman para la exportación de productos del mar desde Chile. Si la preocupación es el cambio climático, hay que seguir trabajando en la medición, reducción y compensación de la huella de carbono y dar a conocer esta información a los distintos mercados. En el caso del salmón, por ejemplo, hay que dar a conocer que es una de las proteínas animales que menos CO2 genera, así como el trabajo que la industria está desarrollando para su disminución.

Hay que considerar que hay muchos mercados que no pueden autoabastecerse de productos del mar y por lo tanto requieren necesariamente importar. Lo relevante es demostrar al consumidor que somos una buena elección.

De todas maneras, ¿qué mercados cercanos tienen potencial?

Los mercados cercanos con potencial son principalmente Brasil, que es el tercero en importancia para la industria del salmón. En el período enero-octubre, los montos ascienden a un poco más de US$337 millones FOB. Esto se traduce en que alrededor del 94% de las exportaciones de productos del mar a ese país sean salmón. Esta alta concentración y dependencia de un solo producto, invita a vislumbrar la potencialidad de otras especies y aprovechar la gran imagen del salmón en el mercado. Este trabajo se está desarrollando desde el año 2012, asociativamente, entre SalmonChile y ProChile, con la marca sectorial “Salmón de Chile”.

Colombia es otro mercado interesante, con una población de alrededor de 50 millones, con grandes centros urbanos como Bogotá, Cali y Medellín. Los productos con potencial son salmón y mejillón. Este mercado no escapa a la tendencia mundial por alimentación saludable y, en el caso de los mejillones a buen precio. Ahora bien, se debe trabajar en posicionar el producto, resaltando sus atributos nutricionales, formas de preparación y producción sustentable en el sur de Chile. Por ende, queda espacio para trabajar en estrategias de marketing y redes sociales.

¿Cuáles son sus proyecciones para 2021? La pandemia, ¿seguirá teniendo impacto en las exportaciones regionales de productos del mar?

Los epidemiólogos y expertos en la materia vaticinan que la pandemia nos va a acompañar por casi todo el próximo año, pero con la esperanza de volver a retomar las actividades con relativa normalidad el segundo semestre. En ese sentido, esperamos que el impacto negativo en las exportaciones sea mucho menor a este año. Para ello, ProChile está trabajando en una batería de actividades, con la finalidad de retomar el dinamismo de nuestra economía, teniendo en cuenta que las exportaciones representan el 28% del PIB nacional.

El mundo necesita alimentos y en eso Chile tiene mucho que aportar, gracias a su variada matriz exportadora que, por lo demás, posee altos estándares de inocuidad y calidad.