A nivel mundial, la acuicultura se está expandiendo rápidamente y el salmón se está convirtiendo en uno de los sistemas de producción más dinámicos y de rápido crecimiento del mundo. A pesar de su éxito comercial, la producción salmonicultora de Chile ha atravesado severas crisis económicas y sanitarias; seguida de cambios de política consecutivos.

Entre 2007 y 2009, la rápida propagación y los múltiples efectos del virus de la anemia infecciosa del salmón (ISAv) marcaron un punto de inflexión en la trayectoria de la acuicultura del salmón en el sur de Chile.

Y a más de una década de esa crisis, Pamela Bachmann-Vargas, C.S.A. (Kris) van KoppenMachiel Lamers del Grupo de Política Ambiental de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) elaboraron un artículo científico que examina los mecanismos discursivos a través de los cuales la industria salmonicultora chilena se está reestructurando tras la crisis del ISAv, con un enfoque en la búsqueda de la emergencia de elementos ecosistémicos.

El análisis muestra que la acuicultura chilena del salmón está siendo «reencuadrada» por la reproducción de tres discursos principales: bioseguridad, proteína sostenible y «La Promesa de la Patagonia».

El documento concluye que «a pesar de los efectos asombrosos de la crisis del ISAv en la producción nacional de salmón y en las comunidades costeras hace más de una década, los nuevos discursos se centran en la legitimación del crecimiento, en ausencia de elementos integrados relacionados con el ecosistema marino, lo que indica una brecha crucial hacia la sostenibilidad ambiental en la acuicultura del salmón».

Presione aquí para acceder a la investigación completa.