En el marco del análisis del proyecto de ley (boletines 13019 y 12937) que busca prohibir la pesca de arrastre de la merluza común (Merluccius gayi gayi) y que durante la tarde de este miércoles 6 de enero fue aprobado en general -por 7 votos a favor, 5 en contra y 1 abstención- en la Comisión de Pesca, Acuicultura e Intereses Marítimos de la Cámara de Diputadas y Diputados, la entidad denominada “Embarcados de Chile” entregó una carta para expresar su postura.

A continuación reproducimos íntegramente la misiva que es firmada por el presidente del Sindicato de Capitanes, Juan Carlos González (en la foto destacada); el presidente del Sindicato de Tripulantes de Arrastre, Ricardo Flores; el presidente del Sindicato de Motoristas, Eric Riffo; y por Hugo Roa, quien es el presidente del Sindicato de Tripulantes:

“El miércoles 6 de enero quedará marcado como uno de los días más tristes en la región del Biobío, dado que la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados votó a favor por la eliminación del arte de arrastre para la merluza.

LEA >> Un nuevo paso da proyecto de ley que busca prohibir la pesca de arrastre de la merluza común

LEA TAMBIÉN >> Diversas reacciones genera el proyecto de ley que prohíbe el arrastre de la merluza

Sin duda es un día de pesadumbre para la comuna de Tomé y sus alrededores, donde se eliminará su único polo de desarrollo y quedarán miles de trabajadores y trabajadoras sin fuentes de empleo formales; de quebranto también para los cientos de hombres y mujeres que trabajan en las plantas de proceso de merluza en la comuna Talcahuano; de pesar para los trabajadores embarcados en naves de pesca de la industria pesquera, tanto en Tomé como en Talcahuano, y es un día de desconsuelo no solo porque perderán sus empleos sino porque los mismos legisladores que hoy le quitan su trabajo no resuelven ningún programa de apoyo o alternativa que repare el enorme daño producido, aunque que el mejor programa de apoyo es mantener la ‘pega’.

No les importó ni consideraron el hecho de que los hombres y mujeres que prestan servicios en la industria pesquera, la mayoría jefas de hogar, nunca han paralizado sus funciones; ni en el terremoto y posterior tsunami, tampoco paralizaron durante todo 2020, en plena pandemia y con el mismo temor que el resto de la ciudadanía continuaron aportando en un área tan sensible como es el del suministro de alimentos. Por lo mismo, al igual que otras funciones del país que no podían detenerse, fueron declaradas como esenciales y después de haber arriesgado su vida durante todo el año, por el bien del país, ahora reciben esta bofetada de los legisladores. Este es el ‘pago de Chile’.

Esperamos que en Sala (de la Cámara) o bien en el Senado, se pueda corregir esta triste decisión y no piensen solo en el capital económico sino que también en el capital humano, que en las buenas y en las malas siempre están presentes.

Hacemos un llamado a nuestros legisladores a no dejarse llevar por los eslogan y reflexionar acerca de estos trabajadores y trabajadoras que tanto necesitan su empleo más aún en un período en que las ofertas de trabajo no abundan y al igual que todos los chilenos y chilenas necesitamos llevar pan a nuestra mesa”.