“Compostar para reducir residuos” es la invitación de FUE y Salmones Camanchaca a las comunidades de Chonchi (provincia de Chiloé) y Chaitén (provincia de Palena), a través del programa #boyacompostar, gestionado por FUE (Fomento Upcycling Empresarial) y que cuenta con el apoyo de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) y el Gobierno Regional (GORE) de Los Lagos, que por primera vez lidera una salmonicultora.

Fernanda Durán, responsable de Asuntos Corporativos y Relacionamiento Territorial de Salmones Camanchaca en Puerto Montt, informó que “el objetivo es entregar una solución concreta, eficaz y fácil de replicar para reducir residuos, tanto domiciliarios como de la propia compañía, y, a partir de ellos, hacer un abono de tierra muy valorado”.

En una primera etapa, se seleccionará a un grupo de 20 personas –diez de Chonchi, específicamente de Terao Bajo y Terao Alto, e igual número de Chaitén, de las localidades de Ayacara y Buill–, quienes recibirán una “vermicompostera” y serán capacitadas para hacer buen uso de ellas. Fabricadas a partir de material plástico habitualmente usado por la industria acuícola, en particular boyas, que dan nombre al programa. Las vermicomposteras consideran la acción combinada de lombrices y microorganismos para convertir los desechos orgánicos en abono.

“Las personas interesadas en participar deben inscribirse en (+56-9) 8231 6129 hasta el lunes 25 de enero, teniendo como requisitos: ser residente en las localidades en las que se realizará el programa, firmar una carta en la que se comprometen a participar en las actividades y tener buenas razones para ser seleccionado”, detalló Fernanda Durán, quien precisó que la segunda quincena de febrero se darán a conocer los resultados.

Según estimaciones de FUE, para fabricar las 20 vermicomposteras se reciclarán 20 boyas, equivalentes a unos 1.200 kg de plástico. Para el compostaje, se usarán 3.600 kilos de residuos orgánicos (domiciliarios, como cáscaras de fruta y vegetales), que producirán 1.000 kilos de abono orgánico. El proceso, a su vez, permitirá reducir en casi 7.000 kilos las emisiones de C02.

“En Salmones Camanchaca estamos comprometidos con el desarrollo sostenible de la actividad, y para lograrlo necesitamos trabajar de la mano con la comunidad, en colaboración, para alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto”, aseguró Fernanda Durán.

FUE es un emprendimiento social de Nodo Chile, consultora en sostenibilidad con más de seis años de experiencia trabajando con empresas en el sur del país, que promueve un modelo de suprarreciclaje que propone la reconversión de residuos plásticos industriales en soluciones o productos con valor social y ambiental agregado, que resuelvan problemáticas locales y que fortalezcan las relaciones entre las industrias y las comunidades.

 

*Fotos: gentileza Camanchaca.