La empresa Royal DSM y TU Delft, clasificada entre las mejores universidades en investigación biotecnológica a nivel mundial, anunciaron ayer lunes 11 de enero el establecimiento del Laboratorio de Inteligencia Artificial para Biociencias (AI4B.io). Este laboratorio será uno de los primeros de su tipo en Europa en aplicar inteligencia artificial (IA) a la biofabricación a gran escala, desde el desarrollo de cepas microbianas hasta la optimización y programación de procesos.

El AI4B.io será parte del Centro Nacional Neerlandés de Innovación para IA (ICAI), que trabaja para mantener a los Países Bajos a la vanguardia del desarrollo del conocimiento y el talento en IA. Será dirigido por el profesor Marcel Reinders, director del Instituto de Bioingeniería TU Delft. DSM considera que las biociencias son una herramienta importante para abordar el cambio climático y la escasez de recursos y optimizar el sistema alimentario mundial, por lo que invertirá 2,5 millones de euros (US$3,04 millones al tipo de cambio actual) en el laboratorio durante los primeros cinco años.

Con más de 150 años de experiencia, DSM ya ha desarrollado una amplia cartera de soluciones sostenibles de base biológica que ayudan a abordar algunos de los desafíos clave que enfrenta la sociedad. Ahora, los avances en la comprensión de la biología, así como los principales avances en la transformación digital, están abriendo posibilidades para nuevos productos, aplicaciones y procesos de fabricación de base biológica. La integración de las biociencias y las tecnologías digitales puede ayudar a reducir el tiempo dedicado a los ciclos de innovación, desde la creación de prototipos hasta el escalado y la comercialización.

Dar vida al objetivo deseado, digitalmente

Tradicionalmente, la investigación científica se basa en prueba y error dentro de múltiples subestudios que trabajan juntos hacia un objetivo específico, como un nuevo producto o tecnología de producción. Lo que hace que la IA sea única es que permite a las y los científicos invertir este proceso. El objetivo deseado cobra vida en un entorno digital utilizando “gemelos digitales” (un “espejo” virtual de la situación deseada del mundo real), mientras que el aprendizaje automático ayuda a determinar cómo lograrlo. Aunque la IA ya se aplica ampliamente en la investigación de ingeniería, por ejemplo, para reemplazar turbinas eólicas físicas o túneles con gemelos digitales, el laboratorio AI4B.io será el primero de su tipo en explorar el potencial de la IA en biociencias y biotecnología.

No hay innovación sin colaboración

Trabajar en estrecha colaboración con las y los socios puede impulsar el progreso y crear acceso a nuevas tecnologías. Por esta razón, DSM decidió asociarse con TU Delft para configurar y desarrollar el laboratorio AI4B.io. Será el tercer laboratorio ICAI en el campus de TU Delft, uniéndose al AI for Retail Lab Delft de Ahold Delhaize, y al AI for Fintech Lab de ING. Además, TU Delft invertirá en 24 laboratorios de IA interdisciplinarios en una amplia gama de temas para impulsar aún más la colaboración entre científicos que trabajan en IA y científicos de otros dominios. El AI4B.io Lab también colaborará con Planet B.io, el ecosistema de innovación abierta en el Biotech Campus Delft, por ejemplo, proporcionando conocimientos de investigación y consultoría a las nuevas empresas de biotecnología en el campus. Tanto DSM como TU Delft son socios fundadores de Planet B.io.

El profesor Marcel Reinders, director de TU Delft Bioengineering Institute, expresó: “La biotecnología puede contribuir significativamente a resolver los principales desafíos sociales, como el cambio climático, la nutrición saludable para la población mundial en rápido crecimiento y la escasez de materias primas. La IA juega un papel crucial en el desarrollo de aplicaciones biotecnológicas, pero, científicamente hablando, todavía quedan muchas preguntas sin respuesta a nivel celular, de laboratorio y de procesos. Al vincular nuestra investigación fundamental con oportunidades concretas en DSM, podemos maximizar nuestro impacto”.

Por su parte, Marcus Remmers, director de tecnología de DSM, manifestó: “TU Delft tiene un historial probado de investigación pionera en inteligencia artificial, bioingeniería y bioinformática. DSM es una empresa mundial basada en la ciencia que crea productos y soluciones sostenibles de origen biológico a escala comercial. Esto hace que nuestras fiestas sean la combinación perfecta para abordar juntos importantes desafíos científicos y sociales”.

Mientras que Cindy Gerhardt, directora general de Planet B.io, puntualizó: “En Planet B.io, estimulamos la innovación abierta y la colaboración entre empresas emergentes, corporaciones e institutos de conocimiento para desarrollar productos y soluciones de base biológica. Esperamos trabajar junto con AI4B.io Lab para maximizar el potencial de la IA y las biociencias”.

*Fuente de la foto destacada: DSM.