Un dramático escenario encontraron las y los voluntarios que asisten las varazones de crías de lobos marinos que son arrastrados por el oleaje que azota el islote Lobería, roquerío ubicado en las proximidades costeras de la localidad de Cobquecura, en la región de Ñuble.

Así lo confirmó el director regional de Sernapesca Ñuble, Daniel Andrades, quien detalló que “se desconoce por ahora quién o quiénes habría cruzado el sector delimitado por el Servicio (Nacional de Pesca y Acuicultura, Sernapesca) para abrir a la fuerza las instalaciones que recientemente se había levantado. Al romper este cerco de seguridad, los ‘popies’ quedaron expuestos al ataque de perros y jotes, y hoy se contabilizaron seis lobitos muertos”, lamentó.

Todas las autoridades y representantes de las organizaciones que conforman el “Comité de Gestión del Santuario”, compuesto por la Armada de Chile, Carabineros, Comité Nacional Pro Defensa de la Flora y Fauna (Condeff), Consejo de Monumentos Nacionales, Municipalidad de Cobquecura, Secretaría Regional Ministerial (Seremi) del Medio Ambiente, Sernapesca y el Programa Pimex de la Universidad de Concepción (UdeC), han reprochado el daño sufrido durante estos días.

“No se descartan acciones legales y junto con la comunidad se buscará el máximo de información para dar con los responsables”, enfatizó Daniel Andrades, subrayando que “por menor que parezca el daño de algunas maderas, esto propició la muerte de lobos marinos y es calificado como un acto inaceptable”.

Todos los años, cerca de esta fecha, comienza el nacimiento de los lobos, pero a causa de las marejadas, las crías se caen de la roca quedando repartidas por la costa. Se pide a las y los visitantes que no hostiguen a las crías y den aviso a las autoridades respectivas. El fono 137 de la Armada, el 800 320 032 de Sernapesca y/o bien el WhatsApp (+56-9) 5420 6378 de las y los voluntarios para el rescate, son los números disponibles para dar aviso de los varamientos.

Se debe recordar que los lobos marinos son fauna marina protegida por ley, y solo pueden ser manipulados por personal autorizado. De igual manera, se debe respetar una distancia segura de avistamiento mínima de 50 metros, lo que además permite que las crías descansen o no se sientan hostigadas. No se pueden alimentar, mojar ni se debe intentar devolverlas al mar.

Durante esta semana el personal de la Municipalidad de Cobquecura y Sernapesca ya han estado protegiendo y realizando maniobras de rescate y liberación, mientras llega la totalidad del voluntariado de Codeff que, junto con el Comité, darán por iniciada la temporada este lunes 18 de enero.

LE PUEDE INTERESAR >> [+VIDEO] Sernapesca entrega 15° y último reporte de vigilancia de la flota pesquera china

*Fuente de la foto destacada: Sernapesca.