Un estudio vinculado a la línea “Sustentabilidad Ambiental” del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (INCAR) y de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) sugiere que el mucus de los peces puede causar modificaciones rápidas en los ensamblajes microbianos, y estimular el ciclo de la materia orgánica y los nutrientes, incluidos los heterótrofos y autótrofos (nitrificación) en áreas influenciadas por la acuicultura.

La investigación, denominada “Bacterioplankton response to nitrogen and dissolved organic matter produced from salmon mucus”, tiene como autoras a la investigadora de la UPLA Dra. Verónica Molina y la investigadora asociada de la línea “Sustentabilidad Ambiental” del INCAR Dra. Camila Fernández.

“El cultivo de salmones genera materia orgánica en la columna de agua a través de la excreción, los gránulos fecales y los alimentos no consumidos, pero también por la liberación continua de mucus epitelial de los peces”, explica la Dra. Fernández, quien también es profesora visitante del Departamento de Oceanografía de la Universidad de Concepción (UdeC).

Para determinar el efecto del mucus epitelial sobre las asociaciones bacterianas naturales mediante experimentos con agua de 2 y 100 metros de profundidad en el fiordo Puyuhuapi en la Patagonia chilena, se añadió una solución generada con mucus de salmón y se siguió la generación de nutrientes (amonio, nitrato y carbono orgánico) durante 24 horas. Además, se siguió la abundancia de picoplancton y composición activa del bacterioplancton responsable del reciclaje de nutrientes (i-tag 16S rRNA).

Los resultados  demostraron que el mucus de pez representa una fuente de nitrógeno inorgánico (amonio, nitrato, nitrito) y carbono orgánico disuelto en la columna de agua, estimulando una rápida mineralización que incluye una potencial nitrificación. Además, se observaron cambios en la composición de bacterias activas entre tratamientos a diferentes niveles taxonómicos, asociados con Alphaproteobacteria (Clade SAR11), Bacteroidetes (Polaribacter) y Gammaproteobacteria (Colwellia, Oceaniserpentilla) y otras bacterias como Nitrospina sp, una bacteria oxidante de nitritos en algunas horas durante la incubación. Los patógenos de los peces, como Vibrio y Piscirickettsia, fueron poco comunes (<0.02%).

Presione aquí para acceder al estudio completo.

*La foto destacada es de contexto y corresponde a archivo de Mowi.