El 2020 fue un año difícil, en el cual las diferentes organizaciones debieron reestructurar sus ideas y cambiar sus focos. La industria salmonicultora no quedó exenta de este fenómeno. Desde la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. (SalmonChile) destacan los ajustes que las compañías socias lograron realizar para seguir trabajando, aprovechando de estrechar lazos de confianza con las comunidades y autoridades locales del sur-austral del país.

“No es un secreto que el año pasado fue complejo, pero nos sirvió para poner a las personas en el centro de nuestras gestiones, estrechando lazos de confianza con las comunidades del sur de Chile. Este es un trabajo que veníamos haciendo hace varios años y que la pandemia nos hizo acelerar, debido a la emergencia y a la ayuda que como industria quisimos brindar”, relata el director de comunicaciones y asuntos públicos de SalmonChile, José Joaquín Valdés.

¿Cómo afectó la emergencia sanitaria en temas comunicacionales?

Claramente, esta emergencia sanitaria afectó en lo económico a todos los rubros y los salmonicultores no están exentos de esto. Sin embargo, gracias al trabajo que veníamos realizando, pudimos articular rápidamente un cambio de foco centrado en las personas, en nuestros vecinos, lo que nos ha permitido estar más cerca de las comunidades y establecer lazos de confianza y de trabajo mancomunado.

Con la pandemia, pudimos empezar a mostrar a la industria desde otra perspectiva, ya que gracias a un trabajo en conjunto entre las empresas salmonicultoras, proveedores, colaboradores, comunidades y autoridades regionales, pudimos llevar a cabo la campaña “Comprometidos con el Sur”, la cual articuló el fortalecimiento de los centros de salud de las regiones más australes del país. También, pusimos a disposición todo el aparato comunicacional de SalmonChile para promover el autocuidado y estar cerca de las personas en tiempos de mucha incertidumbre.

¿Qué balance realizan de la campaña “Comprometidos con el Sur”?

Esta campaña fue articulada de manera oportuna junto a más de 80 compañías, para ir en ayuda de las distintas zonas salmonicultoras del país y fortalecer los sistemas de salud del sur.

Con alegría, hoy vemos que el trabajo, aparte de ser bien recibido por las comunidades, nos ha permitido establecer confianzas y mostrar a la industria desde otra perspectiva, más humana, y darla a conocer entre muchas personas que no sabían de nuestro vínculo con el sur-austral y la trascendencia que tiene entre las comunidades. Como industria salmonicultora hemos logrado consolidar un trabajo de escucha y relacionamiento que veníamos trabajando en el último tiempo.

Gracias a ello, hemos podido llegar a más de 50 localidades, ubicadas en más de 30 comunas, aportando con más de 2.300.000 elementos de protección personal (EPP), 16.000 kits sanitarios para las familias, más de 100 elementos críticos para hospitales, dos ambulancias, cuatro equipos de rayos X, 18 monitores de signos vitales y 25 camas clínicas, entre otros aportes.

Todo lo anterior, ha permitido beneficiar a más de 300 mil personas que viven en las diferentes comunidades del sur del país. Sin duda, esta campaña logró aportar con un granito de arena en la prevención y en la lucha contra el Covid-19 y nos ha permitido estar más cerca de las comunidades. Asimismo, nos impone un estándar de vinculación mayor. Es un compromiso permanente.

¿Qué otros aspectos destacan en los últimos cinco años sobre la gestión que ha efectuado SalmonChile?

En estos últimos años, destacaría el trabajo realizado por el gremio a nivel territorial, el cual nos ha permitido conocer de primera fuente las diferentes realidades de las comunidades donde la industria participa y poder ser parte de estas.

Asimismo, y de la mano con lo anterior, hemos hecho grandes esfuerzos en generar confianzas, realizar trabajos en conjunto, potenciar las distintas localidades y dar a conocer a la industria en diferente públicos de interés.

Otro de los factores claves es el ejercicio de transparencia que hacemos año a año. En 2020, presentamos el quinto Informe de Sustentabilidad de la Industria, donde compartimos con las personas los principales indicadores sociales, ambientales y sanitarios. Esto nos ha permitido evidenciar el quehacer de las compañías en estas materias.

Hemos avanzado mucho en estos últimos años, pero sabemos que aún hay un gran espacio para seguir creciendo.

Para finalizar, ¿cómo han planteado la agenda comunicacional para este 2021?

Este año el desafío de los salmonicultores es aún mayor. Queremos seguir trabajando colaborativamente con las empresas, con una fuerte presencia territorial, gestionando nuevas redes de apoyo para continuar construyendo una industria sustentable y cercana con el entorno.

También, estamos preparando, como parte de nuestra agenda medioambiental, la sexta versión del Informe de Sustentabilidad de la Industria, para que este sea aún más robusto y con mayores indicadores que permitan relevar los avances y los desafíos de la salmonicultura, que será una fuente relevante de alimentación para las futuras generaciones.

En esta misma línea, nos encontramos trabajando en la campaña “Comprometidos con el Mar”, la cual ya lleva más de cinco años en ejecución, pero hoy bajo una integralidad más amplia. Queremos recuperar los bordes costeros a través de la limpieza, el marcaje y la educación.

Es así como hemos venido trabajando en estos últimos años con un fuerte compromiso hacia las comunidades, siendo un real apoyo y mostrando la cara más humana de la industria.