El viernes 9 de octubre de 2020, Cargill Chile realizó su quinto encuentro correspondiente al ciclo de talleres “First Friday”, esa vez, con la charla “Nuevo portafolio: Alimentos diseñados, origen de la nutrición de salmónidos”, la cual fue impartida por el senior scientist de Cargill Aqua Nutrition, Christian De Santis, científico dedicado al campo de la fisiología de animales acuáticos y responsable de la planificación y ejecución de investigación y desarrollo orientados a fortalecer el conocimiento de la compañía en varias especies.

En la ocasión, el experto explicó que la nutrición es un concepto dinámico y que los requerimientos nutricionales tienen que ver con entender las diferentes interacciones que se producen en la red. En este sentido, el representante de Cargill se refirió al concepto de “Las Tres Hermanas”, que incluye energía, materia e información y cómo estos elementos se conjugan, fundamentalmente, para hacer que la mayor parte de la energía no se pierda. “Queremos que la mayor parte de la energía se dirija al crecimiento y no se queme innecesariamente”, enfatizó.

Dentro de este marco, Cargill ha estado trabajando en el concepto de nitrógeno esencial (eN), conduciendo ensayos para determinar los requerimientos específicos de este elemento y optimizar el costo y desempeño de los alimentos. El nitrógeno esencial, dijo, tiene que ver con “la cantidad y proporción óptimas del compuesto nitrogenado clave que necesita el animal en cualquier estado fisiológico para lograr la máxima síntesis y deposición de tejido valioso”.

PARA MÁS DETALLES, LEA >> Entregan antecedentes sobre nuevo concepto aplicado a la elaboración de alimento

Pues bien, a poco más de tres meses desde ese evento, la filial chilena de Cargill volvió a efectuar una instancia relacionada con el nitrógeno. Esta vez, el pasado viernes 15 de enero y a cargo del gerente técnico de la empresa, Rodrigo Solervicens (en la foto destacada).

En línea con lo subrayado por De Santis, Solervicens reiteró que buscan que, “la mayor proporción de la energía se vaya a tejido y no sea quemada innecesariamente”. Para esto, en el ámbito del factor de conversión de alimento (FCR), el ejecutivo mencionó seis “pasos”: alimento, energía bruta, energía digestible, energía metabolizante, energía neta y tejido, poniendo el énfasis en la digestible.

Es que en este “paso” se encuentra la energía no nitrogenada (lípidos) y la energía del nitrógeno (proteínas). Esta última, a su vez, se divide en nitrógeno no esencial (energía catabólica o “energía”) y el nitrógeno esencial (energía anabólica o “materia”).

“Los análisis de laboratorio para estimar la cantidad de proteína en alimento o ingredientes no mide solo proteína, sino que la cantidad de nitrógeno multiplicado por un factor (6.25)”, puntualizó Solervicens durante su exposición online, precisando que otros compuestos también contienen nitrógeno.

En esta línea, y en relación con la interacción entre nutrientes, explicó que la cantidad y relación óptima de los compuestos nitrogenados es clave. “Estos requerimientos varían frente a situaciones fisiológicas diferentes específicas de los animales”, puntualizó.

Para esto, afirmó que han realizado una serie de ensayos para determinar el requerimiento de eN con el objetivo de optimizar el performance de los alimentos en diferentes condiciones de cultivo; por ejemplo, determinando el requerimiento y rol de cada aminoácido bajo condiciones de estrés.

Luego, en el marco de la definición de los requerimientos de nitrógeno esencial (eN), dijo que en las nuevas dietas de la compañía han balanceado los tres principales componentes del alimento: energía no nitrogenada, nitrógeno esencial y nitrógeno no esencial.

Más adelante, el gerente técnico de Cargill Chile subrayó que el nitrógeno en exceso en el ambiente puede causar lesiones en las branquias de los peces en el caso de pisciculturas; y crecimiento excesivo de plantas acuáticas y algas, las cuales pueden tapar las entradas de agua, usar el oxígeno disuelto a medida que se van pudriendo y bloquear la luz que llega hasta las aguas profundas.

Sobre el control de especificación en dietas de eN, detalló que cuentan con una red global de 575 NIRs (espectroscopía de infrarrojo cercano) y que registraron control de aminoácidos lote a lote de 7.000 en 2020.

LEA >> Cargill presenta tecnología para medir parámetros de calidad en peces vivos

Poco antes de concluir su presentación, Rodrigo Solervicens se refirió a los beneficios del nitrógeno esencial: “En términos de sustentabilidad, refinar los niveles de eN significa menos nitrógeno excretado al medioambiente; en términos de dietas competitivas, permite refinar la cantidad total de proteína formulada en las dietas entregando lo óptimo para el pez, y permite mantener el rendimiento a un costo más competitivo; mientras que en términos de alto rendimiento, permite mejorar los factores limitantes dentro de los requisitos esenciales de nitrógeno de los peces”.

Y para cerrar, el ejecutivo de Cargill puntualizó que durante este año todas las dietas elaboradas por la compañía incorporan dicho concepto: