La septicemia rickettsial salmonídea (SRS) o piscirickettsiosis es una enfermedad infecciosa bacteriana causada por Piscirickettsia salmonis, patógeno intracelular, facultativo, no móvil, de morfología polimórfica predominantemente cocoide. Esta enfermedad en Chile es una de las principales causas de pérdidas por mortalidad (en número de peces y biomasa) y uso de antibióticos en la etapa de engorda, afectando a las principales especies de salmónidos cultivados en Chile, salmón Atlántico (Salmo salar), trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss) y salmón coho (Oncorhynchus kisutch).

Las infecciones por Piscirickettsia salmonis presentan un amplio espectro clínico y morfológico, que depende del curso de la enfermedad, especie afectada, peso de los peces afectados, manejo y estado inmunitario, condiciones de cultivo, entre otros factores.

El Dr. Marcos Godoy explica que entre los principales factores que influencian el proceso de reparación, se encuentran persistencia de la infección, estrés y condiciones ambientales, entre otros. “Probablemente, debido a infecciones persistentes por P. salmonis y exposición de la lesión al agua de mar, la cual presenta variaciones en la salinidad, el proceso de reparación de las úlceras en peces es dificultoso y no siempre exitoso”, subraya el Dr. Godoy, quien se ha dedicado a estudiar esta condición.

En relación con la presentación clínica cutánea, precisa que se caracteriza predominantemente por la presencia de hemorragias petequiales y vesículas evidenciadas como solevantamientos de escamas, las cuales de forma variable se encuentran erosionadas y evolucionan a úlceras en la piel. Las úlceras pueden ser únicas o múltiples y presentan un borde irregular de color blanco, comprometiendo la musculatura profunda.

“En algunos casos, los cambios morfológicos cutáneos en salmón coho se pueden presentar sin otros hallazgos macroscópicos evidentes en los órganos internos”, detalla el Dr. Godoy en la última publicación de su sitio web, y a la cual puede acceder (incluye fotos) presionando aquí.

*Créditos de la foto destacada: Dr. Marcos Godoy.