La lucha en contra del cambio climático es un desafío global que ha impulsado al país a desarrollar iniciativas para potenciar la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) donde la meta principal es lograr la carbono neutralidad al 2050.

En este contexto, Abastible, en colaboración con Roda Energía, estrenan el Servicio de Mediciones y Verificaciones de Ahorros y Emisiones con BlockChain, que permite -según lo asegurado por ambas empresas en un comunicado conjunto- a cualquier compañía o entidad trazar el impacto energético y ambiental de sus proyectos de eficiencia energética y/o energías renovables no convencionales (ERNC), a través de la aplicación de un protocolo internacional que genera un certificado mensual respaldado por una tecnología de seguimiento inalterable.

“El servicio se constituye como único en el escenario energético latinoamericano, y abre una vía concreta para aquellas compañías que deban adaptarse a las regulaciones ambientales que vienen para el país -como la Ley de Eficiencia Energética o el Marco Regulatorio del Cambio Climático-, al entregar una herramienta que transforma sus activos intangibles (reducción de emisiones y/o ahorro de energía) en activos digitales trazables y transparentes”, se afirmó en el mismo comunicado.

En esta línea, la gerenta de desarrollo, innovación y proyectos de Abastible, Paula Frigerio (en la foto destacada), explicó que “esta medición y verificación se realiza a través de un protocolo reconocido internacionalmente -IPMVP- que compara índices históricos con los de una solución específica develando el ahorro de energía y la disminución de emisiones”.

Y agregó: “Este sistema entrega un certificado confiable de validez internacional que permite transparentar el desempeño medioambiental de una empresa, junto con darle valor agregado a sus productos al tener la posibilidad, por ejemplo, de incorporarles un QR de identidad energética”.

Al mismo tiempo, el certificado facilitará la data necesaria para evaluar la productividad de procesos y niveles de ahorros térmicos, eléctricos y de combustibles, entre otros índices que se irán agregando paulatinamente al servicio que hoy está siendo utilizado, en modo piloto, por seis empresas, y entregará su primer certificado en el corto plazo.

“Libro Contable Digital”

BlockChain es esencialmente un “Libro Contable Digital” donde se registra cada transacción y que da fe de la confiablidad de la información. En la actualidad esta tecnología es casi imposible de hackear: cada vez que se crea un registro este se reproduce en miles de nodos de almacenamiento. Entonces, si alguien quiere adulterar algo, el sistema identifica ese “nuevo patrón” y lo elimina por ser anómalo. Cada nodo va verificando que la información que ingresa se ajuste a la pauta inicial, denominada “contrato inteligente”.

“Es un sistema descentralizado que no depende de ninguna entidad de validación. Su tecnología en sí le da transparencia de reconocimiento global, ya que sus registros son inalterables, generando datos trazables, auditables y que no se extravían.  Así ayudan a la empresa a mejorar su desempeño productivo y, especialmente, medioambiental. Recordemos que las medidas de eficiencia energética aportarían, como mínimo, un 27% a la meta de mitigación de GEI del país”, concluyó Paula Frigerio.

Nueva Ley de Eficiencia Energética

El 7 de enero, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó la Ley de Eficiencia Energética, luego de dos años de tramitación. Se espera que, en los próximos días, esta sea promulgada por el Ejecutivo. Entre sus alcances, la ley establece la obligación de los grandes consumidores de energía (empresas que registren en el año calendario inmediatamente anterior, un consumo superior a 50 Tcal), de gestionar sus consumos de energía e intensidad energética, mediante la implementación de uno o más sistemas de gestión de energía (SGE), con el fin de identificar oportunidades de mejora, establecer metas, planes de acción, e indicadores de desempeño energético, con el fin de lograr la eficiencia energética en sus operaciones.

A su vez, establece la obligación de realizar auditorías para comprobar el correcto funcionamiento y mantenimiento del SGE, por medio de auditores energéticos independientes.