Benchmark Genetics Chile (BGCL) concluyó con éxito la primera producción local de ovas de su cepa SagaChile, siguiendo la estrategia de la compañía de incrementar su posicionamiento en los principales países productores de salmónidos.

“Esta exitosa producción local inicial de ovas de SagaChile representa un sólido paso adelante en nuestro plan para establecer a Benchmark Genetics como una opción de calidad de ovas producidas localmente en Chile. Es la confirmación de planes y estrategias bien ejecutados, dando una respuesta sólida a las expectativas generadas en la industria salmonicultora chilena”, afirmó el gerente general de BGCL, Pablo Mazo.

“Este momento marca un excelente punto de partida para el material genético mejorado de BGCL y nos inspira a seguir desarrollando nuestra cepa, adaptándola continuamente a los desafíos locales presentes y futuros”, añadió.

El proceso

El ejecutivo dijo que ha sido un proceso desafiante pero emocionante, con muchas horas de arduo trabajo, compromiso y demandas en la capacidad del equipo de BGCL. Cuatro años cuidando a sus primeros reproductores desde su llegada a Chile en 2017, asegurando las mejores estrategias, procesos y entorno para su óptimo desarrollo.

“Para la industria salmonicultora local, el beneficio se materializa en una competencia más fuerte, impulsando el desarrollo de más y mejores productos por parte de los diferentes proveedores genéticos”, puntualizó Pablo Mazo en ese sentido.

Rendimiento

Los datos de rendimiento de la cepa original de Benchmark Genetics recolectados en 33 centros de AquaChile muestran un crecimiento muy competitivo (GF3), bajo impacto de SRS (septicemia rickettsial salmonídea) en la mortalidad total y alto rendimiento o rendimiento medido en gramos (g)/smolt lapso que alcanza más de 430 g/mes. Además, la cepa presentó un alto rendimiento por smolt, alcanzando un promedio de 5 kg/smolt en la cosecha.

“Estos son conjuntos de datos muy alentadores. Solo podemos asumir que esta nueva generación de ovas de producción local superará significativamente a sus predecesoras, ya que hemos enfocado la selección en función de las enfermedades presentes en Chile, manteniendo la presión sobre el crecimiento y la madurez tardía”, concluyó Pablo Mazo.

*Créditos de fotos: BGCL.