La semana pasada, once empresas de las Islas Feroe firmaron un acuerdo para trabajar juntas en una iniciativa de sostenibilidad corporativa de tres años: Burðardygt Vinnulív.

El proyecto de prueba, gestionado desde Vinnuhúsið, tiene como objetivo promover la práctica empresarial sostenible y contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), como la Acción Climática.

A finales de este año, la red de compañías anunciará un plan conjunto centrado en abordar los crecientes riesgos y oportunidades que enfrenta el sector empresarial.

Regin Jacobsen, presidente de Burðardygt Vinnulív, manifestó: “Estamos entusiasmados con las posibilidades que tenemos por delante. Aunque somos un grupo diverso de empresas, compartimos ciertos desafíos de sostenibilidad en común y todos estamos comprometidos a abordarlos. Esperamos que esta iniciativa cree oportunidades de colaboración significativas entre nosotros que aceleren nuestro progreso en estos temas”.

Por su parte, Marita Rasmussen, directora de Arbeiðsgevafelag, comentó que están ansiosas y ansiosos por seguir el progreso de esta iniciativa. “Las empresas de las Islas Feroe deberían pensar en el contexto social, medioambiental y económico en rápida evolución en el que operan; esta iniciativa podría ser un catalizador para que estén preparados para el futuro”, enfatizó la ejecutiva.

Las once empresas miembros fundadores son: Bakkafrost (salmonicultora), Betri Bank, Effo, Faroe Ship, Føroya Tele, JT Electric, KJ Hydraulik, MBM, Poul Michelsen, SMJ y Vónin.

*La foto destacada es de contexto y corresponde a archivo de Bakkafrost.