Con el objetivo de promover estándares más altos de transparencia, con énfasis en el cuidado del medioambiente y en el respecto por el territorio y sus habitantes, la Asociación de Salmonicultores de Magallanes elaboró un Código de Ética, documento que establece los valores sobre los que la industria local busca definir su conducta a través de cuatro principios y diez orientaciones.

De acuerdo con el gremio, el texto es el primer manual de ética de la industria salmonicultora nacional y su cumplimiento por parte de las empresas que conforman la asociación será supervisado por un denominado “Comité de Ética”, compuesto por tres miembros independientes, siguiendo las directrices del reglamento que define su funcionamiento.

“Entendemos que tenemos un compromiso con Magallanes y con la reactivación económica que tanto necesitan las familias, por eso este Código de Ética busca establecer un marco para acompañar el crecimiento del salmón magallánico con una gestión responsable con la región y los magallánicos. Este documento es único en su tipo en la industria en Chile y aspira a entregar los fundamentos para que la actividad contribuya al bienestar regional desde el respeto”, aseguró el gerente general de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, Cristián Kubota.

El nuevo Código de Ética comenzó a regir en enero de este año para todas las empresas del gremio y establece cuatro principios, que son la sostenibilidad ambiental y sanitaria, la responsabilidad con la sociedad, el desafío del crecimiento económico regional y la libre competencia y cumplimiento normativo.

Además, en el documento figuran diez orientaciones que abordan distintos aspectos que deberán considerar las compañías. Estas son: transparencia, evaluación e información sobre riesgos, prevención y control, reacción responsable, compromisos voluntarios, relación con la comunidad, conciencia social, cumplimiento regulatorio, libre competencia y cumplimiento de estatutos y compromisos gremiales.

“Todos los actores sociales debemos entender que las empresas salmonicultoras somos parte de la comunidad y en esta línea la forma de operar de las compañías debe apegarse a principios que la orienten a mejorar cada día más sus estándares y su responsabilidad con su entorno, sobre todo para enfrentar los desafíos que como sociedad aún están pendientes”, concluyó Kubota.

*Créditos de la foto destacada (de contexto): Nova Austral.