Durante el fin de semana recién pasado se constató otra varazón de sardinas y anchovetas en Arauco, región del Biobío, específicamente en el sector de la desembocadura del río Carampangue.

Funcionarias y funcionarios del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) acudieron para verificar especies y dimensionar esta contingencia. “De acuerdo con la inspección de nuestros funcionarios y funcionarias se indicó que el varamiento se efectúo en Arauco, en un sector de playa distante aproximadamente 10 kilómetros (km) al sur de Horcones, donde se registró un evento de similares condiciones el 2 de febrero pasado. Esta vez se apreció una longitud de 2,5 km de playa cubierta por especies pelágicas, principalmente sardinas, anchovetas, pejerreyes, algunos crustáceos y corvinillas, que estimamos en 190 toneladas aproximadamente”, detalló el director regional (s) de Sernapesca Biobío, Iván Oyarzún.

Se trataría de uno de los varamientos de mayor cantidad registrado en la zona, que se suma a los eventos ocurridos durante la semana pasada en playas de Tomé. “Efectivamente, en Coliumo, Cocholgüe y en Dichato, correspondiente a la zona costera norte de Biobío, también tuvimos presencia de especies pelágicas varadas los días jueves, viernes y sábado. Fueron cantidades menores de acuerdo con las inspecciones realizadas. Con esto, ya llevamos casi una decena de eventos de varazones en las costas de la zona centro del país y creemos que estos últimos episodios obedecen también a condiciones oceanográficas particulares. No obstante, igual se han tomado muestras de especies que se envían a laboratorios de universidades para análisis”, ahondó Oyarzún.

LEA >> Sernapesca inspeccionó nueva varazón de especies pelágicas en playa de Arauco

LEA TAMBIÉN >> Sernapesca constató nueva varazón en playa de Coronel

Al igual que en  las varazones anteriores, profesionales de Sernapesca monitorean las aplicaciones de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por su sigla en inglés) y de la Oficina de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA), ambas de Estados Unidos, que vienen mostrando alteraciones de temperatura en el mar que provocan bajas de oxígeno, sumado a la presencia del denominado fenómeno de La Niña, condición climática de fase fría que influye también en las oscilaciones térmicas de la superficie del mar.

LEA TAMBIÉN >> Elefantes marinos visitan diferentes playas de Chile