En un año marcado por los efectos de la pandemia, Salmones Camanchaca realizó un positivo recuento de lo que fue su Programa Escuelas Sostenibles, iniciativa que se realiza desde el año 2012 en la región de Los Lagos, y que permitió durante el 2020 apoyar a siete escuelas rurales desde Purranque a Chaitén, beneficiando a 869 estudiantes, 112 profesores y cerca de 500 familias.

Se trata de los establecimientos: Escuela Nueva Israel, ubicada en Hueyusca; Escuela Mario Pérez, de Los Bajos; Escuela Epson, de Ensenada; Escuela Terao, de Chonchi; Escuela de Buill, Liceo Peninsular de Ayacara y Colegio Almirante Juan José Latorre de Chaitén; además de las Escuelas Ayacara, Buill y Juan José Latorre de Chaitén.

El programa, que se enmarca en la estrategia de sostenibilidad de la compañía, a través del plan de relacionamiento territorial con las comunidades aledañas a sus centros de operación, consideró el diseño de nuevas actividades para adaptarse a los impactos del Covid-19 (coronavirus), ejecutándose en tres ejes de apoyo: la escuela, la familia y el retorno a clases.

Más de 150 kilos en insumos de higiene y salud, 480 sets de semillas y capacitación en temas de medioambiente, una charla digital para apoderados y alumnos sobre el uso de las redes sociales en tiempos de pandemia, material interactivo sobre apoyo emocional y vida sana, concurso sobre medidas de prevención de contagio, además del acompañamiento socioemocional permanente, fueron algunas de las acciones implementadas durante el año en los establecimientos.

En ese contexto, el gerente técnico y de sostenibilidad de Salmones Camanchaca, Alfredo Tello, comentó que “el 2020 fue un año en el que debimos aprender a adaptarnos a nuevos escenarios, y que impactó fuertemente en las dinámicas de los estudiantes y sus familias. Por eso, a través del Programa Escuelas Sostenibles, quisimos reforzar nuestro compromiso con las comunidades donde estamos insertos, yendo en directa ayuda de los estudiantes, familias y profesores, para seguir trabajando en el cuidado de nuestro entorno”, aseguró.

De igual manera, se llevó a cabo la formación de una red colaborativa entre todos los equipos directivos de los establecimientos educativos llamado “Liderazgo para conversaciones del futuro”, cuyo objetivo fue entregar herramientas innovadoras que den respuesta a los desafíos educativos actuales, apoyar a los nuevos proyectos, acompañando en el diseño y seguimiento de estos mismos, además de buscar ser una instancia de diálogo permanente entre los establecimientos.

La directora de la Escuela Rural Buill, Maria Nella Vera, agradeció la iniciativa, destacando que “para nosotros fue muy provechoso el tener los encuentros y con las demás escuelas, ya que pudimos conocer otras realidades y experiencias muy positivas que podemos replicar en nuestro establecimiento”. En el mismo tenor, Lorena Velásquez, directora de la Escuela Mario Pérez de Los Bajos, subrayó que “realmente esperamos seguir contando con el apoyo de Salmones Camanchaca para el año que viene”.

Por su parte, Pilar de la Cerda, quien es socia fundadora de Nodo Chile, dijo que, “en este año tan particular, la vinculación con las comunidades se hace más necesaria que nunca. Desde Nodo Chile acompañamos a Salmones Camanchaca a mantener y fortalecer las relaciones con estos establecimientos, sus directores, alumnos y la comunidad en general, a través de un innovador programa que, a pesar de la distancia física, nos permitía seguir siendo cercanos”.

Finalmente, en el área de retorno a clases, se trabajó conjuntamente con las escuelas para apoyar de la mejor forma una vuelta segura a los establecimientos, entregando apoyo informativo y artículos de higiene indispensables para generar las condiciones preventivas para evitar contagios. Además, para este 2021, el programa considerará el lanzamiento de un “Fondo Concursable Covid” que busca financiar iniciativas de las escuelas en esta materia.