Con radios VHF, baterías, arcos de luces y ecosondas fueron equipadas 27 embarcaciones artesanales de Rapa Nui (Isla de Pascua) para prevenir accidentes y mejorar la seguridad de la navegación de las pescadoras y pescadores isleños durante sus faenas.

El kit tecnológico contribuye a prevenir siniestros marítimos, al definir rutas de navegación hacia las zonas de pesca, tender canales de radiocomunicación y dotar de equipos de señales lumínicas a las lanchas, durante operaciones nocturnas.

El director ejecutivo del Instituto Nacional de Desarrollo Sustentable de la Pesca Artesanal y de la Acuicultura de Pequeña Escala (Indespa), José Pedro Núñez, sostuvo que gracias a este proyecto de Indespa los pescadores y pescadoras accedieron a modernos implementos que les brindan protección: “Esto va a permitir que 27 embarcaciones van a poder contar con mejores condiciones de seguridad que van en directo beneficio de los pescadores artesanales de Isla de Pascua”, aseguró.

La entrega de los equipos fue valorada por las y los beneficiarios: “Han ocurrido desgracias con los pescadores aquí en la isla porque no tienen equipos de radio ni GPS. Cuando llueve se tapa toda la isla, no tienen punto de referencia para volver a la caleta. El equipo de radio y GPS es sumamente importante para la navegación, de manera que no ocurran más tragedias”, subrayó Felipe Nahoe, pescador artesanal y presidente del Consejo del Mar.

Anastasia Teao, pescadora isleña, explicó que la radio, además de permitirles comunicar sus zarpes y recaladas a la autoridad marítima, los mantiene en contacto con otras y otros pescadores. “Con la radio, si me siento perdida, aprieto un botón, y la embarcación más cercana recibe el sistema de auxilio que estoy solicitando. El ecosonda es muy beneficioso porque nos da un cambio de técnica de pesca por la cual podemos verificar el metraje de profundidad, y el GPS nos indica el punto de zarpe hasta el lugar de pesca: si al regreso hay poca visibilidad por medio de este GPS podemos llegar sanos y salvo a puerto”, detalló.

La ejecución de este programa implicó una inversión pública por $64.314.000, con un aporte individual por embarcación que bordea los $2,3 millones. La iniciativa se enmarcó en el programa “Pesca Segura” del Indespa y se desarrolló mediante una convocatoria pública en 2019 que reunió cerca de 40 postulaciones, de las cuales 27 resultaron seleccionadas.