Durante la tarde de ayer martes 2 de marzo, Cargill emitió un comunicado de prensa donde afirmó que ha establecido un nuevo rumbo para proteger los océanos, mediante “un ecosistema vital donde la compañía ayuda a cultivar y transportar alimentos por todo el mundo”.

Según Cargill, esta última iniciativa ayudará a los acuicultores a cultivar productos del mar más sostenibles con menos impacto ambiental. Es parte del compromiso general de carbono de la compañía, con un objetivo de “Alcance 3” basado en la ciencia para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 30 por ciento por tonelada de alimentos para 2030. Más en detalle, SeaFurther™ ayudaría a ahorrar dos mil millones de kilogramos de CO2 para 2030, que es el equivalente de retirar más de 400.000 autos de las calles.

“Con SeaFurther™ estamos trazando un audaz nuevo rumbo que hace que la acuicultura sea mejor para nuestro planeta”, aseguró el gerente general de Cargill Chile, Hugo Contreras, quien añadió que “el consumo de alimentos del mar está aumentando a nivel mundial. Queremos satisfacer esa demanda, aumentando la producción y disminuyendo el impacto ambiental. Al trabajar en estrecha colaboración con los productores para obtener ingredientes sostenibles, mejorar la productividad de los centros de cultivo y garantizar el bienestar de los peces, Cargill está redefiniendo el papel de la acuicultura para ayudar al mundo a prosperar”, reiteró el ejecutivo.

Salmón

El programa SeaFurther™ de Cargill comenzará con los productores de salmón, centrándose en la gestión de los océanos y en abordar la sostenibilidad de los sistemas alimentarios, especialmente en relación con el cambio climático.

“Estamos entusiasmados de ver un compromiso claro de Cargill que se centra en las necesidades de reducir la huella ambiental del salmón”, dijo Stian Amble, asesor de biología y calidad de Nova Sea, cliente de Cargill Aqua Nutrition. “La producción de una acuicultura más sostenible requerirá que la cadena de valor se alinee con los objetivos clave y trabaje en conjunto para cumplirlos. Al acordar el valor de los cambios que se requieren, podemos ofrecer una verdadera transformación para ser más sostenibles más rápidamente y a mayor escala”, enfatizó Amble.

A través de SeaFurther Sustainability, Cargill se está fijando el objetivo de reducir en un 30% la huella del salmón cultivado para 2030. Hoy en día, la alimentación representa hasta 90% de la huella ambiental de un salmón. Para reducir este impacto climático y permitir que los productores de salmón brinden a los consumidores un opción cultivada de manera sostenible, Cargill explicó que SeaFurther™ se enfoca en:

“- Origen: el alimento de Cargill está diseñado para minimizar la huella ambiental de la acuicultura. Trabajamos en estrecha colaboración con nuestros proveedores para cultivar ingredientes y cadenas de suministro de origen responsable, al tiempo que buscamos formas de reutilizar los subproductos, como los recortes de pescado que normalmente se descartarían, siempre que podamos. Juntos, nos esforzamos por identificar y obtener ingredientes novedosos que creen alimentos aún más sustentables, ayudando a nuestros clientes y socios a lograr nuestros objetivos de sustentabilidad compartidos y satisfacer la demanda global de los consumidores.

– Maximización: Cargill sabe que la sostenibilidad acuícola ocurre a nivel de los productores. Al utilizar su amplia experiencia en alimentos para la acuicultura, Cargill ayuda a los productores a ‘hacer más con menos’ para mejorar la performance de los peces y maximizar la producción, disminuyendo su impacto en el planeta.

– Bienestar animal: los consumidores quieren saber cómo se obtuvo su proteína y el bienestar animal debe estar en el centro de cualquier programa de sostenibilidad. SeaFurther™ tiene la intención de proteger a los peces de cultivo a través de soluciones de nutrición que protegen y promueven la salud animal, reduciendo el uso de recursos y el impacto en el océano en general”.

Si bien la compañía está comenzando con el salmón, SeaFurther™ se expandirá con la intención de agregar pronto otras especies, como el camarón.

Transporte

SeaFurther™ se une a una serie de asociaciones estratégicas, inversiones, investigación y tecnologías de Cargill destinadas a proteger los océanos liderando el camino en la reducción del impacto ambiental del transporte marítimo a granel global. Esto, de acuerdo con el objetivo de la Organización Marítima Internacional (OMI) de reducir la descarbonización del transporte marítimo en al menos un 50% para 2050.

“La salud del salmón del mundo está relacionada en última instancia con la salud de nuestros océanos”, dijo Jan Dieleman, presidente del negocio de transporte marítimo de Cargill. “La reducción de carbono a gran escala requiere compromiso en toda la cadena de suministro global y estamos trabajando con socios para desarrollar soluciones que reduzcan nuestro impacto en el medio ambiente. Como uno de los fletadores de embarcaciones más grandes del mundo, Cargill continúa presionando para reducir las emisiones y elevar los estándares de la industria”, ahondó Dieleman.

LEA >> Con foco en la pesca y acuicultura: Chile establece un Diálogo Oceánico con Noruega

LEA TAMBIÉN >> Embajador de Noruega en Chile: Después de la pandemia las industrias marítimas serán fundamentales

Desde fines de 2019, Cargill ha instalado alrededor de US$3 millones en equipos de ahorro de energía a bordo de algunos de los barcos de alquiler por tiempo prolongado. Cargill también es un socio estratégico de ZeroNorth, una nueva empresa tecnológica que proporciona herramientas digitales que buscan mejorar el rendimiento de las embarcaciones y reducen el consumo de combustible. En 2020, en tanto, Cargill se asoció con BAR Technologies para llevar sus WindWings, grandes velas de ala sólida que miden hasta 45 metros de altura, a la cubierta de los buques de carga a granel para aprovechar la potencia del viento y reducir las emisiones de CO2 hasta en 30%.

“Cargill tiene la oportunidad de generar un impacto climático positivo real para las personas y el planeta. Es que con nuestra presencia global y nuestra visión de las cadenas de suministro, los océanos y los productos del mar sostenibles pueden convertirse en una realidad si todos participamos, nos asociamos con los productores, trabajamos en toda la industria y avanzamos en la misma dirección. Durante las próximas semanas nos estaremos reuniendo con nuestros clientes, para trabajar unidos con ellos en este objetivo”, concluyó Hugo Contreras.

*La foto destacada es de contexto.