Gracias a la instalación de 20 cámaras de seguridad, pescadoras y pescadores de caleta Barranco Amarillo, en Puntas Arenas, región de Magallanes y de la Antártica Chilena, pueden ahora prevenir robos y custodiar de mejor forma sus embarcaciones.

El proyecto fue financiado con recursos -por $17 millones- provenientes del Instituto Nacional de Desarrollo Sustentable de la Pesca Artesanal y de la Acuicultura de Pequeña Escala (Indespa).

Las y los pescadores evaluaron positivamente el resultado de la instalación de los equipos que les permiten prevenir los robos que se producen esporádicamente en perjuicio de sus embarcaciones, además de controlar el acceso a Barranco Amarillo.

La directora zonal de Pesca y Acuicultura de Magallanes, Paulina Barraza, destacó que “la instalación de estas modernas cámaras permite que los pescadores y pescadoras de Barranco Amarillo puedan trabajar más tranquilos y que sus pertenencias estén más protegidas. Gracias a la tecnología, cada beneficiario y beneficiaria puede revisar las cámaras, lo que es un avance concreto para prevenir los robos ocasionales en el lugar y controlar el acceso a la caleta”.

Las cámaras operan en línea y sus imágenes pueden ser monitoreadas a distancia y de modo permanente por las y los pescadores, incluso desde sus hogares.

“Las cámaras sirven para disuadir y para controlar el acceso de la gente que ingresa, determinar las áreas de desplazamiento, y con la próxima instalación de la fibra óptica, vamos a tener mejor internet de tal modo que los armadores puedan observar desde sus casas -o desde donde estén- la aplicación para entrar a las cámaras que necesiten ver”, detalló Ricardo Traba, pescador y socio de la Cooperativa de Pescadores Artesanales y Armadores de Barranco Amarillo.