En el marco del “Comité de Sustentabilidad de la Semilla de Mejillones”, que administra el Instituto Tecnológico de la Mitilicultura (Intemit) y el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), se realizó el conversatorio titulado “Estado actualizado de las FANs (floraciones algales nocivas, también conocidas como blooms o más coloquialmente como marea roja) en el mar interior de Chiloé (región de Los Lagos)”, donde participó como expositor el jefe del Centro de Estudios de Algas Nocivas (CREAN-IFOP), Dr. Óscar Espinoza, con una audiencia de 40 mitilicultores y personal de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca).

El objetivo de esta reunión fue relevar técnica y científicamente los eventos de toxina amnésica de moluscos (TAM) que se presentó durante la primavera-verano 2020-2021 en el mar interior de la región de Los Lagos, abarcando territorialmente desde el estuario de Reloncaví hasta la zona de Quellón en el archipiélago de Chiloé.

LEA >> Sernapesca continúa fiscalizando manejo de mortalidades masivas en centros de cultivo

LEA TAMBIÉN >> Analizan eventos de FANs que han estado afectando a la acuicultura

Este evento que se presentó en condiciones anómalas de abundancia, cobertura espacial y permanencia temporal, pareciera tener relación con los eventos de La Niña moderada, la cual generó que los fuertes vientos perpendiculares a la línea de costa Pacífica provoquen condiciones de surgencias que arrastran aguas frías del fondo marino, ricos en nutrientes y silicatos, que favorecen el crecimiento de diatomeas precursoras de la TAM (también conocida como veneno amnésico de los mariscos, VAM).

Los registros obtenidos en el programa de muestreo del CREAN-IFOP permitieron establecer un patrón de dispersión de diatomeas desde la costa expuesta de Los Lagos hacia la cuenca norte del mar interior de Chiloé, donde la concentración de esta toxina generó los primeros cierres precautorios de áreas geográficas por parte de la autoridad sanitaria, los cuales impiden extraer o cosechar moluscos bivalvos filtradores.

En este sentido, el Programa de Sanidad de Moluscos Bivalvos (PSMB) que administra Sernapesca y que es financiado por los titulares de los cultivos de mejillones (choritos), genera una red de monitoreo que busca garantizar la inocuidad de los moluscos para el consumo humano.

Según el Dr. Espinoza del IFOP, “el evento de VAM o TAM del 2020-2021 no tiene registro histórico en cuanto a las concentraciones de diatomeas, así como también su permanencia en el tiempo se presentó anormalmente ya que esta microalga aparecía y desaparecía en ciclos de siete a diez días. Pero es importante señalar que estos eventos de TAM parecieran estar desapareciendo producto de la entrada del otoño 2021, con lo cual la autoridad sanitaria ha dispuesto la apertura total de las áreas de extracción y cosecha de moluscos bivalvos al presentar dos análisis consecutivos sin detección de las toxinas en los moluscos”, ahondó el jefe del CREAN-IFOP.

LEA >> En la región de Los Lagos: Confirman la apertura de todas las áreas que fueron afectadas por veneno amnésico

En relación con los riesgos que se pudieran presentar en el mar interior de Chiloé, con respecto al VPM, el Dr. Espinoza precisó que “existen algunos antecedentes de aparición del dinoflagelado Alexandrium catenella en el extremo sur de Chiloé, sin embargo, las condiciones ambientales de homogenización de las masas de agua no favorecen la proliferación de esta microalga a nivel de blooms que puedan inferir un problema para la actividad de la mitilicultura y extractiva de la pesca artesanal”.

LEA >> Optimismo entre mitilicultores por tendencia de disminución de marea roja

De acuerdo con el jefe de proyectos del Intemit, Dr. Cristian Segura, “en Chile tenemos un robusto sistema público-privado de monitoreo y seguimiento de floraciones algales nocivas que dan las garantías de inocuidad para el consumo humano en nuestro país y en el mundo. Es por ello que estas vinculaciones con los centros de investigaciones como el CREAN del IFOP son tan importantes para la industria del cultivo del mejillón chileno, ya que le permite a los mitilicultores disponer de información oportuna para establecer estrategias productivas eficientes que mitiguen los efectos negativos de estas microalgas que responden a estímulos ambientales oceanográficos de micro y meso escala global (El Niño, La Niña más el cambio climático)”, expresó.

LEA TAMBIÉN >> En webinar internacional: Abordarán los efectos de las floraciones algales nocivas

RELACIONADO >> Investigación analizó las consecuencias del cambio climático en los ríos de la Patagonia norte