Uno de los ámbitos económicos, ecológicos y sociales de las comunidades costeras e indígenas de Columbia Británica (Canadá) se ha vinculado tradicionalmente al salmón del Pacífico (también conocido como coho).

Es que el salmón coho (Oncorhynchus kisutch) tiene un significado cultural particular para muchas comunidades indígenas en Columbia Británica y ha sido una de las especies de salmón de mayor valor en los sectores de pesca comercial y recreativa. Pero el salmón coho, también conocido como “plateado”, ha estado en declive durante más de 50 años en Canadá.

Las poblaciones comenzaron a disminuir a fines de la década de 1970, y aunque durante las décadas de 1980 y 1990 se realizaron esfuerzos para mitigar la disminución de la población mediante restricciones específicas de cosecha, cierres y mejoras en los hatcheries, la fuerte reducción de las poblaciones de coho aún no se ha revertido. Por ejemplo, una de las poblaciones de coho más importantes de Canadá, el del interior del río Fraser, ha disminuido en más del 60% desde 1996 y está clasificada como una población amenazada.

En este contexto, encontrar formas de promover poblaciones de coho sostenibles a través de prácticas de cultivo y manejo pesquero más efectivas y, cuando sea apropiado, complementar el suministro de alimentos a través de la acuicultura, sigue siendo una necesidad urgente para los administradores de recursos, las comunidades indígenas y otros grupos.

Abordar esta necesidad llevó a la formación del proyecto titulado “EPIC4 – Mejora de la producción en coho: Cultura, comunidad, captura”. A partir de 2015, este proyecto se basó en la idea de que la aplicación de la ciencia genómica, el estudio del ADN y los genes a las pesquerías de coho podría ofrecer una amplia gama de beneficios ambientales, económicos y socioculturales que podrían informar la conservación, gestión y producción futuras.

Los beneficios previstos incluyeron una industria acuícola más sostenible, seguridad alimentaria y bienestar para las comunidades indígenas, mejores oportunidades económicas y una pesquería salvaje reconstruida con un sistema de cultivo eficiente que produce poblaciones de salmón coho resistentes y genéticamente diversas.

Participación chilena

Los hallazgos de este informe son la culminación de cinco años de investigación, realizada por un equipo interdisciplinario de más de 100 personas de todo Canadá, con socios internacionales con sede en Estados Unidos y Chile (en donde destaca la participación de José Manuel Yáñez de la Universidad de Chile).

La investigación de campo se llevó a cabo en toda la gama de salmón coho de América del Norte con un enfoque en Columbia Británica. Los sitios de estudio incluyeron la cuenca del río Thompson, el río Fraser y el territorio de la Primera Nación Tla-o-qui-aht en la isla de Vancouver.

“Este documento no intenta resumir toda la ciencia producida, aunque proporcionamos una lista de publicaciones clave relacionadas. Más bien, este informe está dividido en ocho secciones clave que resumen las implicancias que la aplicación de la ciencia genómica probablemente tendrá para las prácticas de manejo de pesquerías y hatcheries, la producción de coho cultivado, así como los impactos económicos y socioculturales anticipados para las counidades indígenas y otras partes interesadas importantes”, se subraya en el prefacio de la investigación, en donde se añade que las implicaciones expuestas en el informe proporcionan nuevas consideraciones valiosas para los tomadores de decisiones, no solo para el futuro de la conservación y producción del salmón coho, sino, por extensión, para todas las especies de salmón en Canadá.

“Esperamos que nuestros hallazgos aceleren el uso apropiado de herramientas y tecnologías genómicas para conservar y administrar todas las poblaciones de salmón de Canadá que enfrentan un futuro incierto. Si se toman las medidas adecuadas, somos optimistas sobre el futuro de la conservación, gestión y producción del salmón en Canadá, Chile y en todo el mundo”, sostienen las y los participantes de la iniciativa.

Cabe destacar que Chile es el principal productor mundial de salmón coho y que hoy cuenta con recursos genómicos de alta tecnología para potenciar la acuicultura de esta especie gracias al proyecto EPIC4.

Presione aquí para acceder al documento oficial del proyecto.

*Créditos de la foto destacada: Austin Ferguson.