La Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura del Senado concluyó con el análisis en particular del proyecto que modifica la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) en el ámbito de los recursos bentónicos.

– Revise aquí detalles de la sesión 

Las y los legisladores recordaron que las enmiendas corresponden a un compromiso del Gobierno y que recogen varios de los puntos planteados por la instancia congresista, entre otros, aspectos sobre arrecifes y peces de roca.

Este último punto deja de ser transitorio y pasa a un artículo permanente, reconociendo la operación histórica y criterios de focalización del acceso a dichas especies.

Se definieron, a su vez, aspectos sobre los comités de manejo y los planes de manejo, y se procuró avanzar en la sostenibilidad.

El senador Rabindranath Quinteros, presidente de la Comisión, llamó a que el registro de peces de roca “sea de verdad, que no solo quede en el papel y no se busquen medidas para aplazarlo, porque esa es la gran duda de los pescadores”.

Al respecto, la subsecretaria de Pesca y Acuicultura, Alicia Gallardo, reiteró el compromiso de la cartera.

Pesca bentónica

El mensaje tiene por finalidad establecer en el ámbito pesquero una regulación diferenciada del sector bentónico respecto del de peces, introduciendo para esto una serie de modificaciones a la LGPA que permitan abordar de manera diferenciada, cuando ello corresponda, el desarrollo y la administración de dicho rubro, las especies involucradas y la actividad ejercida sobre ellos.

Para mayor abundamiento, se entiende como recurso bentónico, la especie hidrobiológica que realiza parte preponderante del ciclo vital con asociación directa a un sustrato, que pertenece a los grupos urocordados, invertebrados o algas.

La pesca artesanal bentónica explota en forma exclusiva cerca de 58 especies de invertebrados y algas. Las actividades incluyen tanto recolección tradicional para subsistencia o comercialización, como captura de invertebrados y extracción de algas mediante buceo apnea y semiautónomo desde el submareal, utilizando técnicas e implementos tradicionales (chope, ganchos, entre otros).

Según datos entregados por el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), en el año 2017 el desembarque de recursos bentónicos estuvo representado por un 78% de algas; 11% moluscos (almejas, huepo, otros); 4% crustáceos (jaibas y otros); 6% equinodermos (erizo); 0,6% otras especies (piure y otros).

*La foto destacada es de contexto y corresponde a archivo de la Subpesca.