El documental Seaspiracy de Netflix plantea un amplio rango de cuestiones relativas con nuestros océanos, incluyendo la falta de credibilidad de los productos del mar calificados como “sostenibles” y, en particular, de organizaciones como el Marine Stewardship Council (MSC).

“Estamos de acuerdo en que es necesario prestar más atención a la crisis de la sobrepesca, no obstante, queremos puntualizar algunas de las afirmaciones engañosas de la película”, comenzó expresando el MSC para luego referirse a algunas de las críticas.

Es así como, en relación con el cuestionamiento de que “no existe la pesca sostenible”, aseguró que “esto es incorrecto. Nuestros océanos tienen una capacidad asombrosa de recuperarse si las poblaciones de peces se gestionan de manera cuidadosa en el largo plazo. Ejemplos en lo que las poblaciones se han recuperado por una buena gestión incluyen la merluza negra patagónica en el océano Antártico, la merluza de Namibia, sujeta a sobrepesca por flotas extranjeras durante años o el aumento en algunas de las poblaciones principales de atún a nivel mundial. Y lo que es más relevante es que si cuidamos de las poblaciones de peces, nos protegemos a nosotros mismos. La investigación científica muestra que las poblaciones de peces que están bien gestionadas y son sostenibles son más productivas a largo plazo, lo que implica mayor alimento disponible para la población creciente, que podría llegar a 10.000 millones de personas en 2050”.

LEA >> En Chile: La merluza común cumple nueve años en estado crítico

Sobre la denuncia de que “la certificación MSC es muy fácil y no es creíble”, afirmó que “en MSC estamos muy orgullosos de haber contribuido a la transformación de las prácticas pesqueras y al crecimiento del movimiento de pesca sostenible, junto con otros muchos colaboradores y organizaciones. Actualmente más de 400 pesquerías han logrado la certificación MSC. Este proceso de certificación no lo lleva a cabo MSC; el proceso es independiente de nosotros y lo llevan a cabo entidades expertas en evaluación. Es un proceso completamente transparente y las ONGs (organizaciones no gubernamentales) y otros grupos de interés tienen diversas oportunidades para aportar información. Todas nuestras evaluaciones están disponibles en la sección Track a Fishery de nuestra web. Únicamente las pesquerías que cumplan con los estrictos criterios de nuestro estándar logran la certificación. Al contrario de lo que lo que los productores de la película afirman, la certificación no es un proceso fácil y algunas pesquerías emplean varios años en mejorar sus prácticas para lograr cumplir con nuestro estándar. De hecho, nuestro análisis muestra que la gran mayoría de pesquerías que llevan a cabo una primera pre-evaluación respecto a nuestro estándar, no cumplen con los criterios y realizan importantes mejoras para alcanzar la certificación”.

Consultado por si están financiados por la industria y de que no se trata de una certificación realmente independiente, respondió que el “MSC es una organización sin ánimo de lucro independiente que fue fundada por WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) y Unilever (multinacional británico-neerlandesa) hace más de 20 años por la preocupación por la sobrepesca. Desde 1997 es completamente independiente. No somos una empresa privada y no recibimos ningún ingreso por las pesquerías o por la certificación por tercera parte de las mismas. Nuestros ingresos provienen de dos fuentes: donaciones de fundaciones y licencias por el uso de nuestro sello azul, que es utilizado por empresas en la cadena de suministro como productores de pescado, supermercados y restaurantes para identificar el pescado certificado MSC. El uso de nuestro sello es voluntario, y solo una parte del pescado proveniente de pesquerías certificadas como sostenible porta nuestro sello. En MSC somos absolutamente transparentes sobre nuestro modelo de financiación basado en el mercado. Creemos que la demanda del consumidor por productos de pesca sostenible ayuda a promover la transformación de la industria pesquera e incentiva la adopción de prácticas pesqueras sostenibles. Todos los ingresos por licencias se revierten en nuestro programa. Esto incluye por ejemplo aportando financiación a proyectos a través de nuestro Ocean Stewardship Fund que apoya a pesquerías en países en vías de desarrollo”.

Sobre la denuncia que subraya que “las pesquerías certificadas bajo el estándar MSC tienen niveles de capturas incidentales inaceptables”, el MSC argumentó que “esta afirmación también es errónea. De hecho, las pesquerías certificadas respecto al estándar MSC deben aportar evidencia de que están minimizando de manera proactiva las capturas incidentales. Las pesquerías que necesitan mejoras en esta área, pueden establecer los objetivos a cumplir para mantener sus certificados o asumen el riesgo de suspensión. Creemos que la pesquería de Islandia mencionada en Seaspiracy se encuadra en esta última categoría. Fue suspendida del programa debido a las altas capturas incidentales y solo se le permitió el reingreso cuando se abordó esta cuestión. Hay numerosos ejemplos positivos de pesquerías certificadas con MSC que introducen innovaciones para proteger la vida marina como modificar el arte de pesca para reducir las capturas incidentales de tortugas o añadir luces LED para aumentar la selectividad de las capturas. Algunos de los avances más destacados de las pesquerías certificadas MSC es la pesquería de langosta espinosa en Australia que ha reducido las capturas incidentales de leones marinos y la pesquería de merluza de Sudáfrica que ha reducido sus capturas incidentales de albatros en un 99%”.

LEA >> Para evitar descartes: Regulan traspaso de excedentes de captura entre embarcaciones

LEA TAMBIÉN >> Para evitar descartes: Regulan traspaso de excedentes de captura entre embarcaciones

Para cerrar, la organización adujo que “si bien estamos en desacuerdo con la mayoría de las afirmaciones de los productores del documental Seaspiracy, sí estamos de acuerdo en que hay una crisis de sobrepesca en nuestros océanos. No obstante, millones de personas en el mundo dependen del pescado para sus necesidades de proteína. Con una población global que podría alcanzar los 10.000 millones de personas en 2050, la necesidad de cuidar nuestros recursos naturales de una manera responsable es más urgente que nunca. La pesca sostenible juega un papel fundamental para asegurar dichos recursos”.

LEA TAMBIÉN >> Seaspiracy: Responden por documental de Netflix que cuestiona a la pesca y acuicultura

*Fuente de la foto destacada: MSC.