La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) realizó una serie de actividades de inspección comprendidas entre el punto de desembarco de 500 toneladas de salmones procedentes de la región de Aysén, transportados por el PAM “Coral I”, embarcación de propiedad de pesquera Landes, hasta las instalaciones de la misma empresa en el sector de la isla Rocuant, en la comuna de Talcahuano, región del Biobío.

Esta actividad se desarrolló como resultado de una coordinación con el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y la Gobernación Marítima de Talcahuano, siendo parte de un trabajo de fiscalización conducente a verificar las condiciones de transporte y manejo de parte de los peces muertos en centros de engorda de la región de Aysén y que se inició en el punto de salida de esta mortalidad, en la zona sur de Chile.

“Se constató que la pesca arribó en una embarcación refrigerada, siendo descargada en pontón localizado en sector de San Vicente, a partir de las 00 horas 30 minutos de esta noche. El proceso de desembarcó finalizó pasadas las 9 horas 30 minutos de esta mañana, con el despacho del último camión tolva hacia las instalaciones de la planta de harina en el sector Rocuant”, detalló la SMA.

A su vez, afirmó que “los peces arribaron en buenas condiciones sanitarias, siendo procesados en una de las líneas de harina de pescado de la empresa, sin riesgo para el medio ambiente o la salud de la población, tanto así que no fue posible percibir olor al procesamiento de salmón en el perímetro de la planta”.

*Fotos: gentileza SMA.