Como una buena noticia califican desde diversos sectores del rubro de la pesca, el aumento del consumo anual per cápita de productos del mar que llegó a 14,9 kilos en 2019, según un estudio encargado por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) y ejecutado por el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), el que arrojó un incremento de 1,7 kilos desde su última medición realizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés) en 2013 que la fijó en 13,2 kilos al año.

LEA >> Chilenas y chilenos consumen anualmente casi 15 kilos de productos del mar

Para el presidente de la Sociedad Nacional de Pesca F.G. (Sonapesca) y de la Corporación Propescado, Osciel Velásquez, “esta nueva información que entrega el estudio y que sigue la misma metodología de la FAO viene a refrendar todo el trabajo que se ha realizado, desde el sector público y privado para generar políticas ciudadanas que permitan aumentar el consumo de productos del mar, teniendo siempre en cuenta la extracción sustentable y el consumo saludable de alimentos marinos”.

“Hace cuatro años comenzamos una campaña para fomentar una alimentación sana basada en alimentos de mar de pescados, mariscos y algas. Para esto, se creó la Corporación Propescado, compuesta por actores de la pesca, industrial y artesanal, la acuicultura y los canales de comercialización minoristas y mayoristas, con el objetivo de promover el consumo de productos del mar, ejecutando acciones en terreno, lo que a la fecha nos ha permitido recorrer Chile en dos oportunidades con ‘cocinas en vivo’, enseñando a la comunidad a cocinar productos del mar, a través de recetas sencillas, nutritivas y baratas”, expresó Velásquez.

Esta experiencia permitió que desde 2017 a 2019 se realizara la Feria Gastronómica del Mar (Ex Feria del Pescado), reuniendo a más de 50 expositores y 28.000 visitantes, convirtiéndose en la primera feria de productos del mar y cocina en la región Metropolitana. Por motivos de la crisis sanitaria que atraviesa el país y el mundo, se debieron suspender las ediciones del 2020 y 2021.

A su vez, se inició un trabajo colaborativo con diversas instituciones del Estado como la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb), el Ministerio del Deporte (Mindep) y el programa Elige Vivir Sano, con las que se desarrollaron intervenciones en colegios para enseñar la importancia de consumir este tipo de alimentos a toda la comunidad escolar. Así como también, para ingresar productos nacionales de alta calidad nutritiva en los Programas de Alimentación Escolar (PAE) a cargo de la Junaeb, que como caso exitoso se puede mencionar el aumento del consumo del mejillón chileno (chorito) y merluza común en establecimientos educacionales del sur, asimismo, de algunos planes pilotos desarrollados en la región de Coquimbo, a través del Programa Estratégico MásMar, que involucra a sectores de la pesca artesanal e industrial, universidades e instituciones del Estado.

El presidente de la Sonapesca y Propescado también aseguró que unos de sus objetivos ha sido apoyar los distintos canales de venta directa de alimentos marinos: “Así nació un convenio con la Confederación de Ferias Libres y Afines, ASOF, con la finalidad de mejorar los canales de distribución, con lo que se desarrolló un plan para diseñar un carro de ventas de pescado que mejora la venta y proporciona altos estándares de higiene”.

“Sabemos que hemos avanzado y ha sido un trabajo arduo, por ello es satisfactorio ver que se ha incrementado el consumo. Esto nos muestra que vamos por buen camino y nos da fuerzas para seguir trabajando para intentar llegar al promedio por persona mundial de 20 kilos anuales, y para ello, debemos contar con el compromiso de nuestros trabajadores de plantas y también de pescadores artesanales, feriantes y distribuidores mayoristas y minorista para así continuar promoviendo alimentación saludable para la población”, cerró Velásquez.

Beneficios del omega-3

Los ácidos grasos omega-3 están asociados a los beneficios de la salud del corazón, disminuyendo los riesgos de enfermedades cardiovasculares, incluyendo la presión arterial, la función vascular, la disfunción endotelial, la reactividad de las plaquetas y trombosis, las concentraciones de triglicéridos en el plasma, la variabilidad del ritmo cardiaco y reduce la inflamación.

Estas propiedades desinflamatorias han motivado diversos estudios de cómo el omega-3 podría prevenir y combatir el Covid-19 (coronavirus) y por esta razón, investigadoras e investigadores del Instituto de Investigación de Ácidos Grasos (FARI) y colaboradores del Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles y en el condado de Orange (Estados Unidos) han publicado la primera evidencia directa de que niveles más altos de omega-3 en la sangre pueden reducir el riesgo de muerte por Covid-19.

Además, el consumo de omega-3 también se ve reflejado en la salud mental, ya que los ácidos grasos poliinsaturados son el componente esencial en la estructura del cerebro en todas las etapas de la vida, sobre todo durante la infancia, ya que ayuda a mejorar la atención y el aprendizaje, la salud cognitiva, el soporte de la memoria y la reducción de los síntomas de depresión.

Por ello es recomendable adquirir estos ácidos grasos poliinsaturados EPA y DHA que proveen los recursos del mar, en algunas etapas de la vida, principalmente en mujeres embarazadas, nodrizas y adultos mayores.

*Fotos: Sonapesca.