Durante los dos últimos años, la colaboración con las y los vecinos del sector de Barranco Amarillo, al norte de la ciudad de Punta Arenas, en la región de Magallanes y de la Antártica Chilena, ha sido un tema de valor compartido para las empresas BluRiver y Entrevientos, que nuevamente se unieron para apoyar a la Escuela Dellamira Rebeca Aguilar.

Esta vez, el aporte consistió en trece tablets, que serán entregados a niñas y niños que no contaban con los implementos para conectarse a las clases virtuales que está impartiendo el establecimiento.

“La pandemia nos ha llevado a una forma de impartir clases que es distinta. Para apoyar las clases online colaboramos con unas tablets, para que los chicos que no tienen conexión puedan estar en clases y tener acceso a la educación igual que todos los niños”, comentó el gerente de Salmones BluRiver, Ignacio Covacevich.

En tanto, John Mateo, gerente de Entrevientos, manifestó: “Estos son tiempos muy difíciles para las familias, particularmente para las familias de este sector, y nosotros en conjunto con BluRiver quisimos colaborar, y estamos muy contento por ello. Sé que los niños lo agradecerán, les vamos a facilitar un poco más la vida”.

Una de las beneficiadas fue Monserrat Fernández, que al recibir esta herramienta tecnológica destacó: “Antes me conectaba con el celular de mi mamá, pero a veces se descargaba y no podía estar en toda la clase. Ahora creo que esta tablet durará muchos años”.

En la misma línea, Lucas Carrasco, explicó: “Antes me conectaba con mi tablet ‘viejita’, que ya tiene muchos años, que usaba para jugar y para mis clases. Ahora voy a usar esta tablet para las clases online”.

Una ayuda que también beneficiará a la pequeña Josye Paillán, que se tenía que conectar con el celular de su mamá Karin Raipane. Al recibir el tablet, la apoderada de la escuela manifestó: “Siempre he estado con ella en las clases, pero igual a veces tenía que salir, y tenía que dejarle mi celular y era complicado. Ahora el tablet será una gran ayuda, ya que será más fácil conectarse”.

Finalmente, Julia Vargas, quien es la directora de la escuela Dellamira Rebeca Aguilar, afirmó: “El acceso que ellos tienen a estos artefactos es complejo, más aun cuando los padres están sin trabajo y les cuesta adquirir estas herramientas para que ellos puedan estudiar y estar con sus compañeros en las clases virtuales. Este es un gran aporte y estamos muy agradecidos como comunidad educativa”.