Oxzo, empresa de soluciones tecnológicas referidas a la generación de oxígeno, aire, ozono y servicios para la salmonicultura, lanzó al mercado su nuevo sistema de remediación de fondo marino.

Esta solución nace como respuesta al creciente aumento de centros de cultivo con presencia anaeróbica. De acuerdo con el boletín ambiental emitido en diciembre de 2020 por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), el porcentaje de informes ambientales (INFAs) anaeróbicos en la región de Los Lagos es de 10%, en la región de Aysén 34% y en la región de Magallanes y de la Antártica Chilena un 44%.

Esto genera una gran necesidad en torno a soluciones que permitan la remediación. Oxzo utiliza un artefacto naval patentado, que genera oxígeno de forma autónoma según demanda, el oxígeno es disuelto y suministrado mediante dispositivos de dispersión pasiva instalados en el área de tratamiento del fondo.

Los dispositivos de tratamiento de Oxzo son diseñados para incorporar importantes cantidades de oxígeno en base a dos principios de aplicación: suministrar el oxígeno de forma disuelta e inmediatamente disponible como promotor de las reacciones de degradación natural; e incorporar la cuota de oxígeno necesaria en función de su demanda bioquímica, calculada para la superficie a tratar. Esto se efectúa mediante una inyección eficiente que no genera turbulencia, cubriendo las capas adyacentes al lecho y alcanzando zonas intersticiales con bajo recambio natural de agua.

De esta forma, según lo afirmado por la compañía en un comunicado de prensa, se eleva la concentración de oxígeno disuelto que favorece la mantención de las condiciones aeróbicas, promoviendo la degradación de la materia orgánica depositada y acelerando el proceso completo de remediación biológica y reducción bacteriana.

Uno de los factores fundamentales en el proceso de degradación del carbono bentónico y la recuperación del lecho marino es la disponibilidad de oxígeno en el medio, al formar parte directa de las reacciones bioquímicas que transforman los compuestos orgánicos.

“Este nuevo servicio se caracteriza por tener un diseño robusto, el cual permite su aplicación con fines preventivos durante los periodos de producción o después de la cosecha con una aplicación de hasta 20 horas diarias, logrando altos niveles de oxígeno dentro de la zona afectada”, aseguró Gonzalo Boehmwald de Oxzo.

Además, posee una aplicación de monitoreo en línea que permite controlar variables como producción de oxígeno del sistema, oxígeno disuelto y temperatura, lo que se visualiza in situ y vía remota a través del software Oxymar.

“La alta autonomía y su robusta plataforma mitiga cualquier interferencia que las condiciones climáticas pueden ocasionar durante el tiempo de permanencia en el sitio a tratar”, concluyó Oxzo en su comunicado de prensa.