Desde hace algunas semanas, la agenda noticiosa del sur del país ha estado centrada en la Floración de Algas Nocivas (FAN) que ha aparecido en el Fiordo de Comau, en la región de Los Lagos. Estos eventos han traído graves consecuencias a la industria salmonicultora nacional, generado mortalidades en varios centros de cultivo.

En conversaciones con AQUA, el gerente general del Instituto Tecnológico del Salmón (Intesal) de SalmonChile, Esteban Ramírez, explicó cómo se generan estos eventos, desde cuándo han existido y qué está haciendo la industria para tener mayores conocimientos sobre las FAN y cómo mantienen una estricta preparación ante posibles nuevos eventos.

¿Podría explicar cómo se originan los eventos de Floración de Algas Nocivas (FAN)?

La Floración de Algas Nocivas es un evento natural del que se tienen registros desde el 1800 en el cono sur. Su proliferación depende de diferentes condiciones climáticas, como temperatura, salinidad, estratificación en la columna de agua, influencia de vientos y corrientes, entre otros.  Este es un fenómeno mundial que afecta a los países con acuicultura. De hecho, en 2019 un evento impactó a la industria del salmón de Noruega con más de 13 mil toneladas de mortandad y en el verano de 2020 otro bloom afectó a los de mitílidos y ostras en Galicia, obligando al cierre de áreas de extracción.

¿Por qué el tema del FAN ha tomado más fuerza en los últimos años?

Se pueden plantar varias teorías,  desde el cambio climático al efecto antrópico, pero lo que es innegable es que antiguamente no se cultivaba el mar y  ahora que lo estamos haciendo en distintos países nos vamos encontrando con esta interacción con un fenómeno antes poco conocidos, como son los bloom de algas.

Sin ir más lejos, en Chile en los años 70 se inició el monitoreo específico de la marea roja y en los ´80 recién se  comienzan a monitorear todas las  micro algas que puedan estar presentes en las aguas del sur, con la ayuda de la información que aportan las empresas salmoneras hasta el día de hoy. Es así como desde hace 30 años llevamos un monitoreo exhaustivo de estos eventos desde Intesal, entregando datos concretos que puedan ayudar a las empresas, a la investigación científica,  comunidades y autoridades. Pero sin lugar a dudas, aún falta investigación para poder predecir dónde y de qué magnitud serán estas floraciones.

Usualmente, cuando ocurren estos bloom hay quienes expresan que estas floraciones serían causadas por la salmonicultura. ¿Qué puede decir frente a ello?

Son eventos que han ocurrido históricamente y que están presentes en diferentes regiones del mundo y no solo en las que se desarrolla la industria. Es más, en el informe encargado por el Gobierno en 2016 ante las floraciones de algas que generaron mortandad masiva, se concluía que no se podía hacer una correlación entre las actividades salmoneras y la presencia de FAN, a la misma conclusión se llegó en Noruega para el caso del 2019.  Estos son análisis de dos casos, por lo que para dar tranquilidad y transparencia es importante aumentar la investigación para rechazar o validar este tipo de hipótesis y si existen brechas, gestionarlas.

Estos eventos, en mayor o menor magnitud, están siendo bastante usuales los últimos años. ¿Esperaban esta cantidad de mortalidad para esta temporada 2021?

Según nuestros registros, este evento es similar a algunos anteriores, como el del año 2014 y levemente superior al 2018, por lo que estaría en márgenes esperables, si bien por sobre la mediana. Pero  estamos en una escala casi  10 veces menor a la mortalidad del 2016, cuando se presentó un evento climático extraordinario denominado “Niño Godzilla”.

¿Qué ha hecho la industria para poder responder mejor a estas contingencias?

Las FAN son eventos naturales y recurrentes que nos desafían constantemente. Es necesario seguir innovando e investigando con ciencia para enfrentar de mejor manera los eventos de algas nocivas. En los últimos 30 años hemos consolidado un trabajo en materia FAN que se enfoca en cuatro pilares fundamentales: monitoreo, pronóstico del riesgo, ciencia y colaboración público– privada. Esto ha permitido mantener información actualizada de las FAN, aportar al desarrollo de una nueva regulación sectorial respecto a esta materia. También la autoridad cuenta con mejores herramientas, como la alerta acuícola, que permite una mayor articulación y agilidad en las respuestas ante las contingencias.

Este año, ¿estaba mejor preparada la industria para este fenómeno?

En los últimos años, la industria  ha trabajado intensivamente en mejorar su capacidad de respuesta ante contingencias. Respecto del 2016, se aumentó en más de tres veces el nivel de muestreo. Además, la capacidad de almacenamiento de ensilaje en tierra creció tres veces también, adicional al aumento de capacidad por regulación que se exigió a cada centro, junto con un crecimiento proporcional en las plantas reductoras en las regiones de Los Lagos y Aysén y se sumó además la posibilidad de contar con pesqueros de altamar en la macro región para extracción rápida de mortalidad fresca y traslado a plantas de harina.

En estos momentos, ¿cómo se encuentra el estado de esta floración?

Como las FAN se generan por condiciones climáticas también disminuyen si estas varían en la dirección de las condiciones de invierno, es decir días nublados, lluvia, menor temperatura en el mar y viento. Es por ello que hemos visto un decaimiento de las concentraciones de riesgo durante los últimos días de lluvia en la zona. Sin embargo, continuamos monitoreando constantemente para informar y alertar ante cualquier floración, pues todavía seguimos teniendo una condición donde pareciera que la etapa de otoño-invierno no inician del todo.