Uno de los principales objetivos para este año en términos de sostenibilidad es diseñar e implementar una política institucional que trace la ruta para un ProChile sostenible al 2030 e integre el compromiso de la organización con el enfoque de triple impacto, contribuyendo a incorporar la sostenibilidad en el ADN de la institución y a generar e impulsar modelos de producción y consumo responsables, junto con poner a las empresas a la vanguardia de las tendencias y fortalecer las competitividad de la oferta exportable del país.

Así lo aseguró el organismo de Estado en un comunicado de prensa en donde añadió que, “en ese sentido y con el fin de lograr un proceso transparente, ProChile creó este consejo asesor de sostenibilidad compuesto por once expertos de diversas áreas del mundo de las empresas, academia y público”.

Este consejo es presidido por el director general de ProChile, Jorge O’Ryan, y lo conforman: Margarita Ducci, directora ejecutiva de Red Pacto Global; Jeannette Von Wolfersdorff, fundadora de Observatorio Fiscal; Dante Pesce, director ejecutivo del Centro Vincular de la Universidad Católica de Valparaíso y presidente del grupo de trabajo de Empresas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas; Gonzalo Muñoz, fundador de TriCiclos y champion de la COP25; Guillermo González, jefe de la Oficina de Economía Circular del Ministerio del Medio Ambiente; Antonia Biggs, líder de consumo y producción sustentable en Fundación Chile; Josefa Monge, presidenta de Sistema B; Nicolás Gordon, gerente de sostenibilidad de CMPC; Valentina Lira, subgerenta de desarrollo sustentable de Viña Concha y Toro, y Myriam Gómez, directora de diversas organizaciones y exdirectora ejecutiva de la Fundación Imagen Chile.

“El rol de este consejo asesor será el de aconsejar y validar el desarrollo de la política de sostenibilidad de ProChile. Contar con un consejo externo, que reúna a las voces más relevantes de la materia, contribuirá a crear un documento representativo para el ecosistema, toda vez que esta se alinee a las necesidades e intereses de los stakeholders involucrados e incorpore su visión hacia el 2030″, puntualizó el director general de ProChile, Jorge O’Ryan.

El trabajo con el consejo se divide en dos: 1) diseño y aprobación y 2) seguimiento a la implementación de la política de sostenibilidad de ProChile. En esta primera instancia, el Departamento de Sostenibilidad –contraparte técnica de ProChile– convoca al consejo asesor para formalizar la mesa de trabajo y recoger sus impresiones del documento. Luego, se seguirá trabajando en una versión que considere sus comentarios para luego validar una versión final. Una vez que ProChile cuente con la aprobación del consejo para su política de sostenibilidad, esta mesa de trabajo velará por el cumplimiento de la institución con sus compromisos incluidos en la política. De esta manera, ProChile pretende que esta sea una política de largo alcance y que perdure en el tiempo.

Rol de la sostenibilidad y la política de ProChile

A través de sus 57 oficinas comerciales en el mundo, ProChile ha notado los cambios en las tendencias de consumo, donde la sostenibilidad ya no es una moda, sino que un vector de competitividad. En este contexto, la sostenibilidad es fundamental para que Chile se posicione a la vanguardia entre sus competidores. Es un valor agregado que entrega mayor competitividad a nivel nacional.

“La creación de esta política de sostenibilidad de ProChile es un factor imprescindible para encaminarse hacia un modelo de comercio internacional que permita a las empresas nacionales responder a las exigencias de los distintos mercados. Permite a ProChile avanzar para estar al nivel de las exigencias de consumidores, proveedores y normas en materias de sostenibilidad y contribuir a los compromisos del país con el desarrollo sostenible. Esta política se estructura en cinco pilares y 18 iniciativas a corto, mediano y largo plazo”, destacó la jefa del Departamento de Sostenibilidad de ProChile, Catalina Cuevas.