A través de cartas enviadas a la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), tanto la Corporación Nacional Forestal (Conaf) como las comunidades que viven cercanas a las áreas protegidas de la región de Aysén manifestaron gran preocupación por los inminentes permisos que la autoridad sectorial entregaría a los pescadores de la región de Los Lagos para operar dentro de zonas protegidas.

Lo anterior se da en lo que se conoce como el acuerdo de “zonas contiguas”, el que permite que los propios pescadores de Aysén, mediante una votación, aprueben o rechacen la extensión del área de captura para los pescadores bentónicos de Quellón, Carelmapu y Calbuco, entre otras zonas de la región de Los Lagos.

De acuerdo con Conaf Aysén, estas autorizaciones “no han contemplado y han desconocido completamente los límites de las Áreas Silvestres Protegidas del Estado, otorgando permisos y cuotas de extracción (…) sin contemplar el grado de protección que dichas áreas poseen”, agregando que se trata de áreas “que no están destinadas para fines extractivos, sino que por el contrario, están destinadas a la conservación y protección de los diversos ecosistemas y especies que los componen”.

Este ejercicio de permitir y extender la pesca de recursos bentónicos de la región de Los Lagos a Aysén, fue establecida hace ya varios años y cada cierto tiempo se negocia la renovación, pero sin que existan puntos de fiscalización o monitoreo del desembarque en zonas como Tortel, comuna que no cuenta con denominación oficial de caleta pesquera ni personal de fiscalización.

En una carta enviada a la Subpesca por varias organizaciones de caleta Tortel, que está ubicada al sur de la región de Aysén y cuyo maritorio se encuentra resguardado por un Área Marina Protegida (AMP), criticaron a los pescadores del norte de la región al negociar los recursos “sin tomar el parecer ni los impactos ecológicos y culturales que sus decisiones tienen para las localidades más aisladas y retiradas de la región, velando solo por sus propios intereses y compensaciones económicas”, subrayaron.

“La Subsecretaría negocia estos permisos sin conocer el estilo de vida de acá y los efectos de la autorización. Se perturba mucho nuestra vida, llega gente que bota basura, que viene a desembarcar lo que pescan sin ningún control”, enfatizó María Paz Hargreaves, dirigenta de caleta Tortel. “Nos parece grave que Subpesca autorice la extracción en zonas protegidas sin tomar el parecer de Conaf”, añadió.

Además, denunciaron que la flota pesquera de Los Lagos se interna al lado sur del golfo de Penas para extraer no solo los recursos para la cual está autorizada, sino también muchos otros como centollas, locos, entre otros, “pero al no existir fiscalización, actúan con completa impunidad”, expresaron.

Por otra parte, formularon un llamado a que no se permita la aprobación de las denominadas “zonas contiguas”, ya que van en contra de lo que la comunidad de Tortel quiere para su territorio, que es proteger y manejar sosteniblemente sus recursos en una zona con muy bajo impacto antropogénico y en beneficio de las personas y su economía local.

“No queremos una industria enmascarada en nuestra comuna, que utiliza a los pescadores artesanales para extraer cientos de toneladas de recursos, sin medir el impacto ambiental que esto tiene para el ecosistema y también para las comunidades aledañas”, sentenció Maritza Reyes, también dirigenta de caleta Tortel.

Descargue a continuación los siguientes documentos:

Carta Conaf a Subpesca

Comunidades_zonas contiguas

*La foto destacada es de contexto y corresponde a archivo de Sernapesca.