La pandemia del Covid-19 significó un gran impacto para la industria chilena del salmón en 2020. La caída de las ventas al canal food service en diversos mercados, sumado a una amplia oferta provocó una drástica caída en los precios. No obstante, también hubo aprendizajes, como lo fue el giro que se tuvo que dar hacia el comercio minorista o retail, donde varios incluso se atrevieron a incursionar en nuevos productos y presentaciones.

Pero, ¿cómo viene el año 2021? AQUA conversó con el vicepresidente senior de la División Seafood de DNB Bank, Dag Sletmo, quien comentó que para este año se aprecia un mercado bastante equilibrado y sólido para la salmonicultura internacional.

Este mejor panorama se debe, de acuerdo con el analista, a que “el crecimiento de la oferta mundial será bajo. Kontali cree que estará en alrededor de un 2%. Este sería el crecimiento de la oferta más bajo observado desde 2016, cuando Chile se vio fuertemente afectado por el bloom de algas”. Al mismo tiempo, se prevé una alta demanda, ya que las dificultades asociadas al cambio desde el food service al retail parecen haber quedado atrás. De igual forma, “se cree que el food service se recuperará a medida que se avancen los procesos de vacunación (contra el Covid-19) en los mercados claves”, lo que ayudaría a que las perspectivas sean positivas.

El experto valoró el hecho de que, ante la baja en el food service, la industria haya puesto atención en el retail. “Se ha creado una nueva demanda en el comercio minorista que no desaparecerá cuando las sociedades vuelvan a abrirse. La investigación de mercado muestra que el aumento de los volúmenes de salmón en el comercio minorista no ha sido impulsado solo por los clientes existentes que compran más, sino que la categoría también ha reclutado nuevos consumidores”.

No obstante, el representante de DNB es cauto. “Debemos ser humildes y admitir que no sabemos con certeza cómo se desarrollará la pandemia. Hemos visto que las vacunas son muy efectivas en los países con las tasas de vacunación más altas, como Israel, así como también en otros. Pero aún podría surgir una nueva mutación del virus. Además, las vacunas pierden efectividad con el tiempo y pueden aparecer nuevas olas en países en desarrollo con vacunación limitada”, expresó.

En cuanto a la salmonicultura chilena, particularmente, el analista sostiene que podría haber mejoras en los precios, sobre todo considerando que el principal mercado del producto nacional, Estados Unidos, está a la vanguardia en términos de vacunación. “Los precios ya se han recuperado. La mejora de la demanda es parte de la explicación, pero el factor clave es una caída en la oferta”, explicó.

Consultado por la percepción de la banca frente a la actual situación de la industria chilena del salmón, el ejecutivo sostuvo que “no creemos que la pandemia cambie las perspectivas a largo plazo”, puesto que si bien 2020 fue “doloroso y difícil”, la situación está siendo superada y dejó importantes lecciones que darán un nuevo impulso a la actividad. “Una lección de la pandemia es la importancia de tener una base de clientes diversa, tanto en términos de tipo de cliente como de geografía”, dijo. Añadió que otra lección tiene que ver con la vulnerabilidad de los productos frescos en comparación con los congelados, lo que podría llevar hacia un mayor énfasis en este tipo de productos, pero de alta gama, así como a avanzar en la adopción de tecnologías digitales.

Revise entrevista completa a Dag Sletmo en la próxima edición de Revista AQUA.