Los productores de salmón de Escocia acogieron con satisfacción las recomendaciones para mejorar el proceso de exportación de productos del mar (seafood) a la Unión Europea (UE) realizadas este jueves 29 de abril por los parlamentarios del Comité Selecto de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Reino Unido.

En el informe, titulado “Exportaciones de seafood y carne a la UE”, el grupo de parlamentarias y parlamentarios multipartidistas pidió al Gobierno del Reino Unido que racionalice y acelere los procesos de exportación, flexibilice los esquemas de compensación y cree más centros de distribución para los exportadores, particularmente aquellos con pequeños cargas.

Tavish Scott, quien es el director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés) de la Organización de Productores de Salmón de Escocia (SSPO), dijo que el informe debería impulsar al Gobierno del Reino Unido a actuar: “Este informe identifica acertadamente algunas de las principales barreras que impiden a nuestros miembros llevar el producto al mercado europeo. Hay miles de clientes en Europa que quieren salmón escocés, que reconocen su calidad y procedencia, pero que se han enfrentado a retrasos y barreras burocráticas desde que se sintieron todos los efectos del Brexit a principios de este año. Si queremos mantener los clientes que tenemos y atraer nuevos, debemos ser lo más competitivos posible y eso significa reducir el papeleo y hacer que el proceso de llevar salmón a la UE sea lo más fácil, eficiente y rápido posible”, enfatizó.

A su vez, llamó al Gobierno británico “para que implemente estas recomendaciones en su totalidad para ayudarnos a apoyar el enorme esfuerzo que nuestros miembros están haciendo para mantener las exportaciones prósperas”.

El informe EFRA solicita al Gobierno del Reino Unido que realice los siguientes cambios: digitalizar el proceso de Exportación de Certificados Sanitarios, para hacerlo más rápido y eficiente; introducir un enfoque más flexible de compensación para los exportadores de productos del mar que han perdido desde el 1 de enero; brindar la misma ayuda a los exportadores de pequeñas empresas a Europa que la que está disponible para quienes trasladan mercancías a Irlanda del Norte; y establecer un fondo de protección para crear nuevos centros de distribución centrados en las necesidades de las empresas más pequeñas que dependen del denominado “grupaje”.

*Créditos de la foto destacada: SSPO.