Con el objetivo de entregar balsas-jaula robustas y resistentes que se adapten al clima del sur de Chile, Orza aseguró -en un comunicado de prensa- que ha puesto “todo el esfuerzo en fabricar jaulas de grandes dimensiones y con materiales certificados, con la idea de que estos artefactos respondan de la mejor manera a las diversas variables climáticas”.

Es así como incorporaron a dos ingenieros y comenzaron a usar el software de simulaciones dinámicas Aquasim, que, según el gerente general de la compañía, Luis Caro, les ha permitido “fabricar jaulas bajo estrictas normas de construcción naval”.

“Hoy día diseñamos con muchos más datos que antes; datos relacionados con las condiciones ambientales de las concesiones donde se instalarán las jaulas”, expresó el ejecutivo, añadiendo que Aquasim es un software para construcciones de artefactos navales que está basado en varios años de investigación en la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU) en Trondheim.

Luego, dijo que el desarrollo de AquaSim comenzó cuando la industria exigió tecnologías que brindaran la posibilidad de simular construcciones que tuvieran la capacidad de deformarse ampliamente cuando estaban sujetas a corrientes, olas y viento. Es que anteriormente -de acuerdo con lo sostenido por la empresa-, las herramientas disponibles suponían que las construcciones eran cuerpos rígidos, lo que da resultados erróneos al calcular las tensiones que ocurren en las estructuras y el amarre.

Pasillos

Las jaulas Orza, modelo Radal 1 y 2, están compuestas con solo tres tipos de piezas. Así, el pasillo de T y el de Cruz son la misma pieza, reduciendo el número de repuestos, aseveró la firma de capitales chilenos en el mismo comunicado de prensa.

Por otra parte -añadió-, el buje Orza que une los pasillos está diseñado con nuevas materialidades que permiten que los recambios se realicen entre 16 a 18 meses, es decir, todo el ciclo productivo del salmón.

“Tenemos un equipo de ingeniería que continuamente está buscando qué y por qué añadir o quitar ciertos elementos en su diseño, y esperamos seguir contando con la confianza de la industria del salmón para seguir desarrollando nuevos productos, llevar a cabo proyectos que nos permitan mirar hacia el futuro e introducir innovaciones y tecnologías que ayuden a mejorar la productividad de la industria de engorda en mar”, concluyó Luis Caro.

*Imágenes: Orza.