El pasado viernes 7 de mayo se realizó el seminario web titulado “Especies exóticas invasoras: desde una mirada integral”, organizado por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y en el que participó la Dra. Alejandra Oyanedel del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) con la charla “Didymo, la microalga invasora que llegó para quedarse”.

En este marco, la Dra. Oyanedel explicó que Didymosphenia geminata, comúnmente llamada didymo o “moco de roca”, es una microalga exótica invasora que prolifera rápidamente y desarrolla floraciones masivas en ríos y lagos que presentan una baja carga de nutrientes.

De este modo, puede afectar grandes extensiones del hábitat acuático a través de la formación de una densa cobertura de color café amarillento o blanquecino, de aspecto algodonoso y resistente al tacto, que altera fuertemente las tramas tróficas, la reproducción en peces, el valor estético del paisaje, empobreciendo la diversidad dulceacuícola a escala local y regional, y constituyendo así un problema ambiental que requiere atención inmediata.

LEA >> Declaran emergencia por plaga de especie exótica invasiva

LEA TAMBIÉN >> Entregan nuevos antecedentes de la emergencia por especie exótica

La didymo fue registrada por primera vez en el año 2010 en un sistema fluvial del sur de Chile. Tras su detección, fue declarada especie plaga por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca) en atención al decreto supremo (D.S.) N°345 de 2005 (Ministerio de Economía, Minecon).

Desde entonces, según lo asegurado por la autoridad regulatoria y fiscalizadora sectorial, se mantiene una constante actividad de prospección y seguimiento, además de diversas campañas de difusión tendientes a evitar la propagación de la plaga hacia nuevos cuerpos de agua.

Es así como, desde fines de 2016, el IFOP ejecuta un programa denominado “Monitoreo de la especie plaga Didymosphenia geminata en cuerpos de agua de Chile centro, sur y austral” que busca conocer la distribución geográfica actualizada de esta microalga invasora, estudiar los efectos sobre otros componentes biológicos e investigar su relación con las variables ambientales en distintas escalas espaciales.

El monitoreo a cargo del IFOP se basa en muestreos realizados en dos épocas del año, abarcando ríos y lagos ubicados entre las regiones del Maule y de Magallanes y de la Antártica Chilena. Parte de los hallazgos sobre la presencia de didymo fueron incluidos en la resolución exenta (R.E.) N°719/2021 (Subpesca), la cual informa 109 subsubcuencas en categoría de plaga (i.e. con presencia de didymo en bentos) y 18 subsubcuencas en categoría de riesgo de plaga (i.e. con presencia de didymo en la columna de agua).

Además, a partir de la información más actualizada generada por el IFOP, que será incluida en la próxima Declaración de Áreas de Plaga, muestra que la didymo se encuentra en 24 nuevas subsubcuencas, sumando un total de 151 subsubcuencas en el país que presentan esta plaga, las cuales se ubican a lo largo de un rango latitudinal de 2.000 kilómetros, aproximadamente, donde existe gran variabilidad ambiental, distinto grado de perturbaciones antropogénicas, y también afectando algunas unidades del Sistema de Áreas Protegidas del Estado.

LEA >> Abordan los riesgos que enfrenta la pesca recreativa

LEA TAMBIÉN >> Llaman a participar en encuesta sobre pesca recreativa

“Dada la distribución actual de esta especie, su potencial para invadir nuevos sistemas acuáticos y que es una plaga, las acciones que tienden a prevenir su dispersión cobran relevancia. Todas las personas que hacen uso de las aguas para el desarrollo de actividades de recreación, investigación, productivas y de subsistencia, deben aplicar medidas de bioseguridad básicas: remover, lavar y secar, indicadas por Sernapesca. Especialmente, si las personas tienen la capacidad para desplazarse hacia sistemas distintos, distantes y en un corto tiempo”, enfatizó la Dra. Alejandra Oyanedel.

“Adicionalmente -subrayó-, es recomendable utilizar botas vadeadoras de PVC sin antiadherente textil ya que permiten un lavado eficiente con soluciones cloradas y un secado rápido, impidiendo simultáneamente que las células de didymo se alojen en las fibras y sean transportadas hacia otros sistemas libres de plaga. También se recomienda el uso de una solución de detergente y cloro comercial, escobillas plásticas rígidas para lavar, y enjuagar todos los implementos con agua limpia”.

Para cerrar, la especialista del IFOP instó a las personas a consultar cuáles son los ríos y lagos que están contenidos en las declaraciones de áreas de plaga, a la observación de su entorno y a denunciar la presencia de esta plaga.

*Fotos: gentileza IFOP.