Desde el Palacio de La Moneda, el ministro de Ciencia, Andrés Couve, dio cuenta de los avances del Grupo de Vigilancia Genómica que busca fortalecer las capacidades del país para la detección y análisis de variantes del SARS-CoV-2 a través de la incorporación de laboratorios universitarios.

Tras una reunión con el grupo de expertos y expertas que colabora con el Ministerio, el ministro Couve explicó que equipos científicos de seis universidades desde Antofagasta a Punta Arenas, complementarán la capacidad de secuenciación genómica del Instituto de Salud Pública (ISP), para contribuir al control y comprensión del Covid-19 (coronavirus).

«Una vez más, la colaboración de la comunidad científica y la articulación con el mundo público y privado, contribuirá directamente al manejo de la pandemia, dejando capacidades instaladas para enfrentar este y próximos desafíos. Luego de realizar un catastro de capacidades locales, un grupo liderado por la Universidad del Desarrollo, junto con la Universidad Austral y la Universidad Andrés Bello; y otro liderado por la Universidad Católica junto con la Universidad de Antofagasta y la Universidad de Magallanes; incrementarán la capacidad de nuestro país para comprender qué variantes genéticas del virus circulan en Chile», detalló el ministro Andrés Couve, quien encabeza la iniciativa e invitó a más universidades que puedan sumarse en el futuro.

Según explicó el jefe de la cartera de Ciencia, este plan para el aceleramiento de la secuenciación incrementará considerablemente la capacidad actual de vigilancia genómica: “Hoy el ISP ha logrado una secuenciación de aproximadamente 200 muestras semanales. Este grupo universitario podría duplicar esa capacidad en dos meses llegando hasta a 360 muestras semanales”.

Además, la autoridad precisó que el plan contempla cerca de $500 mil dólares aportados por Anglo American y BHP, quienes apoyaron la compra de tecnologías Illumina y Nanopore que permiten el análisis genómico de muestras. Además, se está “haciendo una vinculación internacional de estas redes universitarias para que podamos colaborar con algunas instituciones como los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades) en Estados Unidos y grupos en Reino Unido que nos pueden ayudar a establecer las capacidades y comprender mucho mejor el virus y sus variantes”.

«Ampliar la Red de Vigilancia Genómica del SARS-CoV-2 a través de las universidades es esencial para aumentar la cantidad de secuenciación del país. Esto será un punto de inflexión para sumar capacidades y cobertura nacional de manera integrada y armonizada. Estos aportes nos permitirán incrementar considerablemente el número de secuencias, generando así un esfuerzo colaborativo para ampliar la cobertura y ojalá rápidamente escalar la capacidad de secuenciación del país para aportar al ISP y al Ministerio de Salud con información genética de calidad, y en tiempo real, que es fundamental para seguir controlando esta pandemia y tener mejores de salud pública», destacó Rafael Medina, investigador de la Universidad Católica.

El investigador de la UDD Gonzalo Encina, en tanto, destacó la importancia de poner en evidencia el rol de la ciencia en el apoyo a la salud pública de Chile: “La secuenciación genómica del virus no es una tarea fácil, son tecnologías complejas, hay protocolos difíciles que montar, y este plan de aceleración va a servir justamente para que cada institución que trabaja en pos de la vigilancia genómica, llegue a protocolos comunes y podamos entregar resultados de altísima calidad y que permitan tomar decisiones de salud pública. Esto no solo permite detectar las variantes que pudiesen estar circulando, sino además detectar nuevas variantes que puedan surgir y eso es extremadamente importante no solo a nivel científico sino para la salud de las personas”.

«En BHP estamos convencidos de que la forma de superar la pandemia es mediante esfuerzos sinérgicos y colaborativos, amplificando así los resultados. Nos sentimos orgullosos de poder colaborar con las autoridades y con las instituciones de educación superior, con las cuales mantenemos alianzas de largo plazo para incrementar la vigilancia genómica. Esto permitirá integrar la red de laboratorios universitarios del país, generando capacidades en las regiones», valoró Cecilia Azar, gerenta de valor social Américas de BHP.

«Para Anglo American, colaborar con las autoridades de salud enfrentando la pandemia y ser parte de este proyecto es tremendamente relevante. Nuestra intención es aportar a que el país cuente, en el menor plazo posible, con mayor capacidad para realizar vigilancia genómica y, de esa forma, avanzar más efectivamente en la lucha contra el Covid-19. Además, esta iniciativa está en línea con nuestro Plan Minero Sustentable, que establece metas claras en materia de salud comunitaria. Estamos aportando kits de secuenciación suficientes para que tres laboratorios de distintas universidades chilenas se incorporen al esfuerzo que hace el país y agreguen secuencias para tres mil muestras, por un periodo estimado de ocho semanas, mientras se incorporan al plan nacional», aseguró el gerente de asuntos externos y relaciones gubernamentales de Anglo American, Juan Somavía.