La Iniciativa Global del Salmón (GSI, por su sigla en inglés) publicó este miércoles 19 de mayo su Reporte de Sostenibilidad 2020. Este informe anual demuestra, según el gremio, los beneficios ambientales y nutricionales del salmón de cultivo y muestra el progreso en comparación con las métricas clave de sostenibilidad para cada una de las trece empresas salmonicultoras que forman parte de la asociación.

“GSI es un modelo único del sector privado que une a las empresas de cultivo de salmón con compañías de toda la cadena de suministro. Todos los miembros están comprometidos a mostrar un progreso medible en la sostenibilidad de sus operaciones a través de una mayor colaboración, transparencia e innovación. Ahora en su ‘octava iteración’, el Reporte de Sostenibilidad auditado de forma independiente de GSI, es una clara señal del compromiso continuo de los miembros con la transparencia y la responsabilidad por las contribuciones ambientales y sociales del salmón cultivado de manera responsable”, adujo el organismo.

En ese marco, la directora ejecutiva (CEO) del GSI, Sophie Ryan (en la foto destacada), comentó que “la pregunta que debemos hacernos hoy es cómo podemos desarrollar un sistema alimentario que proporcione la cantidad de alimentos saludables que necesitamos sin destruir nuestro planeta. El cultivo de salmón por sí solo no será la respuesta, pero si se hace bien, definitivamente es parte de la solución. Nuestro trabajo ahora es hacerlo bien. Dentro de GSI hemos creado un marco para impulsar las mejoras necesarias en toda la industria a velocidad y escala, y este informe nos muestra dónde y cómo. Los hallazgos no son solo para nuestras partes interesadas, sino también para nuestros propios miembros, ya que nos responsabilizamos mutuamente e identificamos dónde debemos trabajar más duro colectivamente”.

Es que la labor de GSI tiene como objetivo impulsar mejoras en las prácticas de cultivo para minimizar el impacto ambiental y aumentar la disponibilidad de salmón de manera responsable para las y los consumidores de todo el mundo.

Entre sus datos, el reporte detalla que se produjeron 420.000 toneladas de salmón certificado por el Aquaculture Stewardship Council (ASC) en 2020, frente a cero en 2013; se redujo del uso de ingredientes marinos en los alimentos para peces; se identificaron y aplicaron -en palabras de la coalición que representa el 40% de la industria salmonicultora global- enfoques innovadores y holísticos para promover el bienestar óptimo de los peces; desde 2013, el uso promedio de antibióticos entre los miembros de GSI se redujo en un 60% y en algunos casos llegó a cero; y, a su vez, se aseguró que los miembros continuarán compartiendo conocimientos sobre las prácticas más recientes de salud y bienestar animal.

“Lo que hace que GSI se destaque es que reunieron a los directores ejecutivos de la empresa y capacitaron al personal técnico para trabajar juntos y hacer el trabajo duro de abordar los desafíos críticos del sector: alimentación, bienestar e impacto. Mediante el intercambio de información para encontrar soluciones y motivar mejoras ambientales, aplanaron la curva de aprendizaje para todos sobre cómo hacer que la industria sea más sostenible. El modelo ha demostrado ser exitoso y dar resultados, y ahora necesitamos que otros sectores sigan su ejemplo”, aseguró Jason Clay, quien es vicepresidente sénior de mercados y director ejecutivo del Instituto de Mercados, Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Presione aquí para acceder al Reporte de Sostenibilidad.

Visite también: www.RaisedToBeBetter.org