El rol fundamental de las algas para mantener a raya el calentamiento global y el fin a la técnica de extracción del “barreteo” (corte desde la raíz), fueron transversalmente valorados durante el debate que aprobó en general y por mayoría el proyecto de ley (Boletín: 12758-12), en primer trámite constitucional, que establece normas medioambientales y de adaptación al medio climático para la industria alguera.

La moción -impulsada por las y los senadores Guido Girardi, Isabel Allende, Ximena Órdenes, Ricardo Lagos y Jaime Quintana– recibirá indicaciones hasta el jueves 17 de junio, enmiendas que serán analizadas, según acordó la Sala, por la Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura.

El texto busca proteger y regular la extracción de las algas, en especial, las algas pardas, presentes tanto en los campos superficiales como en los diversos tipos de bosques submarinos, que se extienden a lo largo de la zona costera, en atención a las esenciales funciones que cumplen estos recursos hidrobiológicos en el medio ambiente.

LEA >> Confederación de pescadores pide una Constitución de cara al mar

LEA TAMBIÉN >> Pescadores chilenos explican cómo se adaptan al cambio climático

Además, se pone de relieve que las algas, en especial las algas pardas, que incluyen el huiro palo, el huiro negro y el huiro propiamente tal, poseen una importancia ecológica y ecosistémica trascendental, al constituir la base de numerosas interconexiones naturales de las cadenas alimenticias marinas, cumpliendo funciones y dando estructura y diversidad de hábitat. En resumen, su labor biológica es comparable a los árboles y bosques.

LEA >> Día de la Diversidad Biológica: Los desafíos de la conservación de tierras en Chile

Filtros naturales

La presidenta de la Comisión de Medio AmbienteXimena Órdenes, entregó detalles de los alcances del proyecto de ley y de los beneficios del resguardo de las algas que prestan servicios no solo en la biodiversidad, sino que son importantes filtros naturales ante agentes contaminantes.

LEA >> SECOS: Las claves para avanzar en el enfoque ecosistémico de la pesca en Chile

LEA TAMBIÉN >> Lanzan nueva iniciativa para la conservación de los océanos

La senadora Órdenes subrayó que en Chile hay una explotación de más de 500 mil toneladas al año y reconoció que durante años se consideró esto con bajo impacto en el medio ambiente, “pero los estudios realizados arrojan una sobrexplotación de las algas pardas”.

LEA >> En Chile: Preocupante aumento en la extracción ilegal de algas

LEA >> Huyen por el agua: Detectan más de una tonelada de huiro barreteado en el norte de Chile

LEA TAMBIÉN >> Más de 12 toneladas de huiro fueron incautadas en Tongoy

Luego, el senador Guido Girardi argumentó que este proyecto tiene que ver con la crisis del calentamiento global: “Es que son los principales capturadores de CO2 del planeta y generadores de oxígeno (…) son un verdadero refrigerador (…). Esta norma impedirá el ‘barreteo'”, afirmó.

El senador Kenneth Pugh, a su turno, puso de relieve la importancia y gran superficie de los océanos y puntualizó que “estamos hablando de la protección del ecosistema entero. (…) Hay malas prácticas, como el ‘barreteo’, que equivale a la tala ilegal de árboles nativos”. El legislador, además, solicitó que el texto legal pueda ser revisado por la Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura.

LEA >> Con foco en L. trabeculata: Estudian la intensidad de la recolección de algas en Chile

LEA TAMBIÉN >> Informe de Fiscalización en Pesca y Acuicultura: Menos controles y casi el doble de incautaciones

Fundamentaron su voto las y los senadores Alejandro García HuidobroIsabel AllendeRicardo LagosCarlos MontesAlejandro GuillierAlejandro NavarroXimena Órdenes y José Miguel Durana.

Principales contenidos del proyecto

– Reconoce la importancia que poseen las algas marinas para el medio ambiente, especialmente como base del ciclo ecológico en ecosistemas costeros y marinos para los diversos invertebrados, peces y, en general, fauna acuática, así como fuente de alimento para el ser humano.

– Reconoce el derecho a la recolección y extracción de algas pardas por las y los pescadores artesanales y algueros que habitan las zonas costeras del país, lo cual no obsta a las medidas de manejo sostenible, restauración y preservación que se puedan imponer para proteger el medio ambiente o para adaptarse a los efectos del cambio climático.

– Dispone que el cultivo, recolección y extracción de algas pardas debe realizarse de manera sostenible, procurando que las tasas de regeneración de los recursos hidrobiológicos sean superiores a las tasas de recolección o extracción.

– Establece el deber del Estado de fomentar el cultivo y repoblamiento de algas pardas, privilegiando aquellos programas que incluyan el mantenimiento de áreas de preservación de bosques submarinos de algas pardas, sin perjuicio de las medidas establecidas en la ley que crea la Bonificación para el Repoblamiento y Cultivo de Algas.

– Impone al Estado el deber de velar por la debida aplicación de las normas legales y reglamentarias sobre la explotación de algas marinas, las que se entenderán para todos los efectos legales como normas de carácter ambiental.

– Regula los derechos y obligaciones que tienen todas aquellas personas naturales o jurídicas que se dediquen a la recolección o extracción de algas marinas.

– Dispone que solo se podrán recolectar las algas que se encuentren varadas naturalmente en el borde costero y su movilización o extracción podrá realizarse única y exclusivamente con los implementos y herramientas que la autoridad competente autorice para sus efectos.

– Establece que la extracción de algas pardas solo estará permitida en aquellas áreas que cuenten con un plan de manejo, en el que se deberá fijar el tamaño y peso mínimo de extracción por especie en un área determinada y sus márgenes de tolerancia.

– Prohíbe el uso del sistema de “barreteo” como forma de recolección de algas, entendiéndose por este la extracción del alga desde sus cimientos o raíz con cualquier aparejo de pesca.

– Autoriza la recolección de algas pardas solo en aquellas áreas que cuenten con un plan de manejo, que se encuentren varadas naturalmente en el borde costero y que se hayan desprendido naturalmente.

– Fomenta la existencia de agrupaciones, organizaciones o comunidades que congreguen a extractores, recolectores o cultivadores de algas, sea como personas naturales o jurídicas, a través de políticas, planes y programas, siempre que estas surjan con el objeto de mantener el cultivo y recolección sostenible de algas pardas y que se dediquen a alguna de las actividades que se enumeran.

– Dispone la existencia de centros de acopio o de almacenamiento, los que deberán cumplir con todas las normas sanitarias y medioambientales que establezca la autoridad competente.

– Establece sanciones para las transgresiones a las disposiciones del proyecto de ley en cuestión.

*Fuente de imágenes: Subpesca (destacada) y Senado de Chile (interiores).