Con la conducción de la editora de los Medios AQUA, Ximena García, y la organización de B2B Media Group (casa editorial de AQUA), se llevó a cabo ayer miércoles 26 de mayo la conferencia online “Balance 2020 y proyecciones 2021 para las exportaciones chilenas de salmón”, en la cual se revisó -fundamentalmente- el impacto que ha tenido el Covid-19 (coronavirus) en la industria.

Los encargados de exponer -en el evento auspiciado por Veterquimica y K+S- fueron el gerente comercial y de Valor Agregado de Salmones Blumar, Daniel Montoya, y la gerenta de Márketing de Salmón de Chile, Melanie Whatmore, quienes se refirieron a cómo la pandemia ha cambiado los patrones de consumo y la estructura de los mercados hacia donde viaja el salmón, así como su visión respecto de cómo vienen los próximos meses para el sector.

En este marco, Montoya comenzó reconociendo el “brutal impacto” que se registró en los distintos mercados una vez que se desató la pandemia, lo que se tradujo en una baja de precios, incluso por debajo de los costos de producción.

“Los impactos se fueron relacionando a medida que iban aumentando las restricciones en los países, que en el caso nuestro se evidenció principalmente en el segmento de consumo en restaurantes. En paralelo, se registró un aumento en los volúmenes de cosechas, harto mayor al compararlo con los últimos años, lo que fue inesperado y llevó a que se sumaran dos fuerzas sobre los precios”, explicó el ejecutivo de Blumar, añadiendo que a ese escenario se sumaron los cambios operacionales que implica una pandemia: nuevas y estrictas medidas sanitarias para las y los trabajadores, además de modificaciones en las distintas instalaciones productivas. “Fueron cosas que nunca habíamos visto ni que pensábamos que tendríamos que afrontar. Fue algo totalmente nuevo y complejo”, expresó Montoya.

Consultado por si sienten que el alto riesgo de contagios está controlado, aseguró que aprendieron “a adaptarse de manera rápida, posibilitando el desarrollo de un área completa, como es el de control sanitario de las personas”.

Por su parte, Melanie Whatmore explicó que desde marzo de 2020 ha habido una serie de cambios profundos, principalmente, desde el punto de vista del consumo y en el sector del canal HoReCa (acrónimo de HOteles, REstaurantes y CAfeterías). “Hay mercados en que el 90% de las ventas del salmón chileno se dan en este canal, por lo que muchos mercados debieron saber cómo reinventarse, fundamentalmente, a través de nuevas formas de venta como el delivery. Esto ha permitido, por ejemplo, que mercados como Estados Unidos y Brasil se estén recuperando”, afirmó la representante de Salmón de Chile.

Por el lado puntual de las y los consumidores, sostuvo que se han producido cambios aún más estructurales y que permanecerán en el tiempo. “Hubo un cambio muy brusco, que es comer en la casa. Esto hace que se desprendan varias cosas nuevas: como cocinar, experimentar con recetas y probar más; incluso pagando más, porque al estar las personas en confinamiento (cuarentenas) los alimentos se convierten en algo central para entretenerse, para aprender cosas nuevas, tanto en familia, como de manera personal. Después está el preocuparse mucho más por temas de salud y de medio ambiente, a lo que se suma el querer saber de dónde viene lo que como, sus propiedades, si las empresas se están preocupando de sus trabajadores, de las comunidades. En resumen, ha habido una adecuación de todos los canales y también de los consumidores. Por ejemplo, las empresas productoras están vendiendo en sus sitios web directamente al consumidor final, lo que genera oportunidades al tener contacto directo con ellos”, detalló, agregando que cerca del 70% de los productos del mar en Estados Unidos se venden sin marca (genérico), lo que entrega una serie de oportunidades a los comercializadores para innovar.

Siguiendo con el mercado estadounidense, Daniel Montoya subrayó que “es sorprendente” cómo ha venido creciendo la demanda por salmón: “En el caso de Chile, nosotros aumentamos en 14% el volumen de lo exportado. Es el mercado que más absorbió en términos de volumen, principalmente, en el segmento del retail (supermercados). Y si bien es con un precio inferior, considerando las circunstancias, es positivo”.

Inmediatamente, destacó que la participación de mercado de Chile como país proveedor de salmón en Estados Unidos fluctuaba en torno al 55-57%, mientras que ahora se encuentra en cerca del 60%.

Para complementar las palabras del gerente comercial y de Valor Agregado de Blumar, Melanie Whatmore aseveró que “efectivamente hay oportunidades tanto en supermercados como en restaurantes. Es que estamos viendo nuevos consumidores que se mantendrán tras la pandemia. Y para atraerlos aún más, seguimos con nuestra campaña a través del CSMC (Chilean Salmon Marketing Council) que hoy está apostando, al igual que en Brasil, casi todo a lo digital, que en definitiva es hablarle directamente al consumidor final mediante innovaciones de productos muy en línea con lo que hoy buscan. Por ejemplo, porciones de fácil preparación y productos envasados al vacío”.

China

Al abordar el mercado chino, Daniel Montoya reconoció que “sin duda fue el más golpeado entre los principales mercados para el salmón chileno. En nuestro caso -detalló-, el año pasado registramos un descenso del 65% en los envíos de fresco. Es que la desconfianza en el consumidor estuvo en algún minuto porque las autoridades chinas pusieron énfasis en que se podían contagiar a través del seafood (productos del mar) importado. En el fresco, puntualmente, casi se detuvieron las importaciones cuando se destapó el virus. Luego comenzó a recuperarse. De ahí vino lo de la tabla donde se cortaba salmón. Las autoridades llamaron a tener cuidado y esto se difundió en redes sociales, lo que impactó la demanda. Lo positivo es que los productores nos organizamos, incluyendo una campaña en redes sociales, que sentimos que fue exitosa porque nos permitió ir normalizando los envíos al demostrarle a las personas que no había riesgo”.

LEA >> Acuicultura: Las acciones que se han tomado para recobrar posicionamiento en China

Brasil

Sobre Brasil, Melanie Whatmore confirmó que la demanda cayó en cerca de un 30% el año pasado. El mayor impacto, al igual que en casi todos los mercados, fue en el segmento de food service, que en el gigante latinoamericano representa alrededor del 70%.

En ese escenario, la ejecutiva de Salmón de Chile dijo que si bien los restaurantes han apostado fuertemente por el delivery, lo mismo que los supermercados, no ha sido suficiente para compensar la merma en la demanda.

“Ahora bien -aclaró-, somos positivos en la recuperación total del mercado en la medida que avance el proceso de vacunación y que luego se pueda asistir a los restaurantes de forma normal, con los aforos de antes. Eso sí, no podemos hablar de fechas porque las vacunas no están siendo distribuidas con la velocidad que requiere la población”.

Luego, dijo que mantendrán el posicionamiento de la campaña Salmón de Chile en redes sociales y en vías digitales, para que una vez superada la pandemia se puedan retomar las actividades físicas, como degustaciones, cocinas en terreno, cenas con importadores, entre otras acciones.

“Por lo pronto, nuestra mayor meta es seguir aumentando el consumo en el hogar. Esto quiere decir que se incremente la venta en supermercados y por delivery. Que haya mayor interés por cocinar en casa, que prueben continuamente el salmón y desde ahí se interesen para que sea una compra recurrente del producto”, manifestó.

Proyecciones

El último bloque de la conferencia estuvo dedicado a las proyecciones para el salmón chileno en sus principales mercados.

Fue así como Daniel Montoya afirmó que han “aprendido que este negocio es de ciclos y hoy estamos viendo que estamos en la parte alta, saliendo de una pandemia, con menor volumen por parte de Chile y, por ende, viendo una recuperación de precios. Las vacunas, a su vez, están ayudando a reabrir los mercados, incluso, en tasas mayores a las que esperábamos, lo que nos ayuda a recuperar lo perdido en 2020. Y si bien la incertidumbre en términos sanitarios se mantiene de manera general, vemos muy positivo el 2021. En resumen, tengo confianza que así como hemos visto el avance de la vacunación, podremos ir manejando el impacto económico que ha significado la pandemia y recuperar la fluidez y volumen de las exportaciones”.

En el mismo tenor, Melanie Whatmore pronosticó que dos de los principales mercados, Estados Unidos y Brasil, se recuperarán, porque -según dijo- ya se ven cambios alentadores. “La tendencia es ir hacia una recuperación de todas maneras, y es una recuperación no solo a las cifras que estaban antes, sino que es reforzada porque viene con cambios de hábitos del consumidor y nuevas adaptaciones a productos como el salmón, con el impulso de nuevos sistemas de venta online, de delivery; todas inversiones que quedarán y que generarán mayor dinamismo a futuro”, concluyó la gerenta de Márketing de Salmón de Chile.