“Landes renovó su compromiso con la comunicación voluntaria de su gestión para alcanzar el desarrollo sostenible de su actividad. Pese a las complicaciones operativas del último año, la compañía decidió preparar un segundo reporte para dar cuenta de sus avances en el ámbito económico, ambiental y social”.

Así comenzó subrayando en un comunicado de prensa la empresa pesquera donde detalló que el informe digital, desarrollado con los estándares del Global Reporting Initiative (GRI), fue presentado en una sesión telemática a las y los trabajadores de Talcahuano (región del Biobío), Santiago (región Metropolitana) y Dalcahue, en la isla grande de Chiloé (región de Los Lagos), quienes han sido los protagonistas de los avances de la compañía en materia de sostenibilidad.

“Hoy entendemos que la sostenibilidad es nuestro enfoque de negocio, porque nos permite ser competitivos en un mercado difícil, adaptarnos y crecer de buena manera”, planteó el gerente general de Landes, Andrés Fosk, quien aseguró que “la historia de la empresa está cruzada por superar desafíos como el terremoto de 2010 o la prohibición de capturar jibia, lo que obligó a redefinir el negocio e incorporar proyectos de economía circular como la producción de proteína animal con descartes y ensilaje de salmón”.

LEA >> Así quedó el proyecto de prohibición del arrastre de la merluza

LEA TAMBIÉN >> Merluza común: Actores de la pesca artesanal rechazan votación de la Cámara

Ante esto, adujo que “ser sostenible significa que podamos operar, que eso genere crecimiento económico y bienestar social, y que podamos ejercer nuestra actividad protegiendo el planeta que le dejaremos a las futuras generaciones. Eso se expresa en el trabajo diario que todos cumplimos, y esos avances están recogidos en este reporte trabajado con mucha rigurosidad y que nos marca un camino, una forma de hacer las cosas, que queremos mantener y profundizar”.

El equipo ejecutivo de Landes presentó los contenidos esenciales del reporte, en que destacó el crecimiento de la operación de choritos (conocidos como mejillones en los mercados internacionales) en Chiloé y los avances medioambientales durante el periodo informado, que va de septiembre de 2019 a diciembre pasado.

El informe, que puede ser consultado en el sitio web de la compañía, resume el trabajo en torno a una agenda de protección del mar, producción responsable, crecimiento económico, desarrollo urbano sostenible y equidad de género, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) impulsados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La jornada tuvo un momento emotivo en el reconocimiento entregado a Ricardo Alvear, operario de la planta de harina que ingresó a Landes en 1971, y desde entonces ha sido formador y testigo de los cambios y desafíos afrontados por la actividad. “Veo el futuro de Landes como un gran proyecto”, reflexionó el trabajador al cumplir 50 años en la planta de isla Rocuant en Talcahuano.

Landes opera una planta en esta última comuna del Biobío, donde procesa jurel, caballa y jibia adquirida a artesanales, y otra unidad en Chiloé que trabaja con choritos cultivados en centros propios o adquiridos a proveedores locales. Recientemente sumó una tercera línea productiva que genera harina y aceite de pescado con descartes de la industria salmonicultora. En 2020 procesó 132.400 toneladas de materia prima y exportó un 42% de su producción a mercados de Asia, Europa, América del Norte, del Sur y África.