La pandemia del Covid-19 (coronavirus) no solo ha golpeado a los productores chilenos de salmónidos, sino que también ha significado un trabajo de adaptación en los proveedores que prestan servicios al sector, como las plantas de alimento.

Y para conocer cómo están enfrentando estos últimos años marcados por la crisis sanitaria, AQUA conversó con el gerente comercial y de márketing de Skretting Chile, Rodrigo Sinn, quien relató los cambios que han debido implementar y sus proyecciones para este 2021 que, según actores del sector, se observa con mejores perspectivas para la industria local.

LEA >> Conferencia AQUA: Los impactos de la pandemia y las oportunidades para el salmón chileno

¿Qué balance puede realizar acerca del año 2020 para la industria de alimento para peces en Chile? ¿Cuán fuerte se sintieron los efectos de la pandemia?

El 2020 fue un año muy desafiante para nosotros como productores de alimentos, para nuestros proveedores, clientes y para la industria en general. Uno de los grandes desafíos fue mantener la operación con un primer y fuerte foco en la salud y el bienestar de las personas, flexibilizando ciertos procesos y expectativas, lo que como compañía estamos orgullosos de haber logrado y que se vio reflejado en buenos resultados al cierre del año. Nuestras operaciones se mantuvieron estables y no tuvimos que realizar ningún cierre en nuestras fábricas durante todo el 2020.

En ese sentido, el equipo de seguridad y salud ocupacional cumplió un rol fundamental en la mantención de los estándares y niveles de higiene y seguridad, y nuestros colaboradores respondieron con gran compromiso a todas las sugerencias y nuevas normativas que implementamos en línea con lo solicitado por la autoridad y también basados en los estándares de Nutreco a nivel global.

Detrás de nuestro quehacer como productores de alimento existe una serie de actividades complementarias que son parte del negocio, que tienen que ver no solo con la producción de dietas en nuestras fábricas, sino también con la logística, con el recurso humano y con las capacidades instaladas a todo nivel. El movimiento de insumos y materiales, la compra de materias primas y el traslado terrestre y marítimo de producto terminado también se vieron afectados y desafiados por esta pandemia, y como parte de la cadena productiva, fueron actividades donde tuvimos que enfocar nuestros esfuerzos para que todos los procesos terminaran siendo exitosos para nosotros y nuestros clientes.

El no poder salir a terreno como se acostumbraba anteriormente, ¿complicó las operaciones?

La pandemia modificó la forma en que nuestro equipo abordó las problemáticas de los clientes sin tener la cercanía física ni la posibilidad de ir a terreno como antes. En este sentido, nuestra compañía estaba mejor preparada para enfrentar el desafío de la digitalización gracias al apoyo y los lineamientos que entrega Nutreco, que nos han permitido implementar nuevas formas de hacer las cosas. Gracias a esto, pudimos trasladar parte de nuestra asistencia a un ambiente digital, apoyando a los clientes a través de la asistencia técnica online, algo que sin duda quedará instalado en la organización como una manera complementaria de acompañamiento y asesoría más ágil y muchas veces más eficiente.

Durante el 2020, ¿cuáles fueron las dietas más demandadas por los salmonicultores, en el caso de su empresa? Las dietas de alta energía o alto rendimiento, ¿siguen captando la atención de los productores de salmón?

La incertidumbre que se generó al inicio de la pandemia asociada al precio del salmón y la respuesta de los mercados generó diversas estrategias por parte de los clientes, tanto en agua dulce como en engorda, pero en general se mantuvieron las estrategias de uso de dietas de alta energía y alto desempeño durante todo el proceso productivo. Sin embargo, en algunos casos específicos se utilizaron otro tipo de dietas que, sumado a algunas prácticas de alimentación, permitieron ser más flexibles en relación con la situación global.

Las dietas de alta energía y de alto desempeño están ampliamente validadas y siempre van a ser parte de la estrategia de nuestros clientes, porque les permite reaccionar de manera eficiente cuando se generan oportunidades en sus mercados y disminuyen el riesgo por menor tiempo de cultivo.

¿Cuál es su visión para el 2021? En Skretting, ¿planean nuevas inversiones o desarrollo de nuevos productos para el sector salmonicultor nacional?

Una de nuestras principales tareas es trabajar en la búsqueda y evaluación de nuevas materias primas, considerando los aspectos nutricionales, de sustentabilidad, procesabilidad, salud y performance de los peces, como también procurando una óptima calidad final, lo que nos entrega una base para los desarrollos locales recientes y futuros, permitiéndonos ofrecer soluciones nutricionales que respondan de manera competitiva y sostenible a las nuevas demandas de los consumidores finales.

Otro eje estratégico en el que Skretting ha puesto fuerte foco es la digitalización de sus servicios, con el objetivo de entregar soluciones que permitan abordar las necesidades de nuestros clientes de manera ágil, simple e interconectada con una serie de sistemas que dan soporte al alimento, sumando información de gran utilidad que permite la toma de decisiones oportuna e informada. Esperamos que esta transformación digital sea un complemento más de nuestro portafolio de productos y servicios.

Finalmente, para el 2021, estamos trabajando fuertemente en nuestro centro experimental ARC Pargua, realizando una serie de estudios que prontamente saldrán al mercado.

LEA TAMBIÉN >> Skretting ampliará su capacidad de producción en Tasmania