Recientemente, la empresa Aqualis S.A. recibió la aprobación, por parte del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), que la acredita como entidad técnica autorizada para actuar como certificador en la categoría de estructuras de cultivos y fondeos de centros de producción de salmónidos.

De esa forma, la compañía queda autorizada para realizar las inspecciones y entregar las certificaciones correspondientes a los centros de cultivo de acuerdo con la Resolución Exenta N° 1821 emitida hace unos meses por parte de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de Chile. Cabe destacar que dicha norma establece que los centros de cultivo deberán someterse a verificaciones semestrales, vale decir a inspecciones de los elementos que conforman sus estructuras para efectuar las mantenciones o reparaciones necesarias, e instruye, además, la certificación anual de esas instalaciones.

“Queremos ser un socio estratégico de nuestros clientes, entregándoles seguridad y confianza. Para ello, hemos desarrollado una plataforma de manera de gestionar eficientemente la información completa de cada inspección”, expresó el gerente general de Aqualis, el ingeniero naval, Augusto Medina Geiger. Agregó que “contamos con un equipo de profesionales que suma más de 30 años de experiencia en ingeniería naval y oceánica orientada al diseño, cálculo, construcción, instalación y fondeo de centros de cultivo y artefactos navales”.

El ejecutivo destacó que “realizamos un servicio de inspección integral de las estructuras de balsas jaulas y de los sistemas de fondeos respectivos, de acuerdo con lo establecido en la norma. Todo esto con apoyo de nuestra plataforma de control de gestión e ingeniería naval que permite a la salmonicultora tener el control y visualización de sus centros de cultivo a través de un gemelo digital que creamos para cada centro que inspeccionamos”.

Según lo explicado, “para las inspecciones, realizamos una revisión de toda la información técnica del centro de cultivo aportada por el cliente. Posteriormente, en terreno, se verifica y valida que la información general entregada concuerde con lo existente. Para las jaulas, realizamos una revisión estructural de pasillos, poniendo énfasis en soldaduras, flotadores, pasadores, nivel de galvanizado con micrómetros, más medidores de espesores y los elementos misceláneos. En cuanto a las líneas de fondeo, contamos con equipos ROV de última generación que nos permiten verificar el estado de cada uno de los componentes hasta llegar al muerto o ancla según corresponda”.

Toda la información queda almacenada en una plataforma desarrollada por Aqualis, lo que permite tener una completa trazabilidad de los elementos, así como facilidad de acceso a la información, confidencialidad y seguridad de ella. Terminado el proceso, y si todo resulta bien, Aqualis entrega la correspondiente certificación, en concordancia con lo exigido por la autoridad.

Fotografías: Aqualis