La explotación de la energía solar basada en los océanos tiene muchos beneficios. Se pueden proteger áreas valiosas en tierra, y las instalaciones marinas pueden representar una alternativa de energía verde para pueblos y ciudades sobrepobladas. Las instalaciones en alta mar permiten utilizar zonas que actualmente están infrautilizadas.

Además, la energía solar oceánica puede proporcionar al sector de generación de energía un impulso adicional. No solo ofrece un área espacial casi ilimitada para la instalación de infraestructura solar, sino que el agua de mar proporciona un refrigerante natural para los paneles solares, lo que a su vez aumenta la eficiencia y optimiza las operaciones.

“Este fue un proyecto muy especial para nosotros”, dice Nuno Fonseca, investigador científico senior de Sintef (Noruega).  “Nunca antes habíamos probado un diseño con tantos módulos. Sin embargo, el desarrollo de instalaciones a base de agua no está exento de desafíos. La infraestructura debe diseñarse para resistir las tensiones dinámicas causadas por las olas, el viento y las corrientes y, al mismo tiempo, generar energía que compita en precio con otras fuentes de energía. Aquí es donde entran en juego nuestros ingenieros e investigadores”, añade.

“Y nuestra tarea es resolver los desafíos comerciales estudiando y probando los diseños de instalación. Nuestro objetivo es desarrollar sistemas de ingeniería de energía solar eficientes y rentables“, complementa Nuno Fonseca.

Recientemente, el equipo de investigación realizó un modelo de prueba que demostró que las granjas de energía solar flotantes tienen la capacidad de soportar cargas de estrés tan altas que puede ser factible desplegarlas en el mar.

Experiencia de las pruebas de modelos

Un informe elaborado por Det Norske Veritas (DNV) ha afirmado que si queremos alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París, la energía solar tiene que ser entre ocho y diez veces más prolífica en el mercado para 2030 de lo que es hoy.

Si queremos alcanzar estos objetivos, tenemos que desafiar nuestros sistemas tradicionales. Las y los investigadores de Sintef ahora han completado pruebas en una cuenca marina utilizando un modelo a escala 1:13 de una instalación de energía solar flotante. Esto fue posible como parte de un proyecto de investigación por contrato encargado por Moss Maritime y Equinor.

Presione aquí para leer el reporte de Sintef (en inglés).