El Tribunal Ambiental de Valdivia, con jurisdicción desde Ñuble a Magallanes, presentó este martes 8 de junio la propuesta de bases de conciliación en la demanda de reparación por daño ambiental interpuesta por tres juntas de vecinas y vecinos, nueve comunidades indígenas y el Comité de Salud de Yaco Bajo, en contra de la empresa Portuaria Cabo Froward S.A., por el naufragio y colapso de un muelle mecanizado ocurrido en agosto de 2020, en el canal de Caicaén, en la comuna de Calbuco, región de Los Lagos.

LEA >> Chile: Los principales hechos que marcaron la acuicultura y pesca en 2020

En la audiencia realizada este martes vía videoconferencia participaron las partes directas,  además de la Municipalidad de Calbuco, en calidad de tercero coadyuvante de la demandante.

Las bases de conciliación propuestas por el Tribunal tienen como objetivo la recuperación del estado original del fondo marino y suelo de playa; conocer el grado de afectación de la biota del borde costero y el humedal señalado en la demanda; conocer el grado de afectación del medio marino; y garantizar que los usos de recursos naturales indicados por las comunidades demandantes, potencialmente comprometidos por el vertimiento, puedan continuar ejerciéndose en forma segura para su salud, con especial atención a la recolección de mariscos y plantas medicinales.

LEA >> Por efectos ambientales: Piden endurecer las sanciones a salmonicultoras

Además, las bases de conciliación proponen la adopción de medidas para prevenir contingencias y accidentes, a través de acciones para la mantención del buen estado del muelle en el futuro; la implementación de un Plan de Prevención de Contingencias y Accidentes y la adopción de medidas de transparencia hacia la comunidad.

Las partes tendrán 45 días para presentar un acuerdo a partir de las bases entregadas por el Tribunal, la que puede ser modificada siempre que se mantenga la indemnidad de la reparación del daño ambiental.

La propuesta de conciliación deberá contener la descripción de acciones tendientes al cumplimiento de los objetivos presentados en las bases; una justificación técnica de la idoneidad y eficacia de las acciones tendientes al cumplimiento de objetivos de las bases; la planificación del tiempo de dedicación previsto para las acciones o actividades a lo largo del cumplimiento de la conciliación; y la indicación de los pronunciamientos o autorizaciones sectoriales o del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) que corresponda tramitar; entre otros puntos.

Finalmente, el Tribunal Ambiental de Valdivia ofreció los oficios de uno de sus ministros bajo la figura del “amigable componedor”, para facilitar un consenso en aquellos puntos de la conciliación en los que no puedan llegar a acuerdo.