La Necrosis Pancreática Infecciosa (IPN, por su sigla en inglés) es una enfermedad viral en el salmón y la trucha arco iris que hace unas décadas causó grandes pérdidas a la industria acuícola noruega. Los brotes de IPN pueden ocurrir en los alevines en la fase de incubación y durante un período en los smolts después de la transferencia.

Existe una variación en la resistencia genética a la enfermedad en el salmón, y en 2009 AquaGen utilizó marcadores genéticos en el trabajo de reproducción contra la IPN. Esto ha hecho que el salmón sea más resistente al virus IPN y, desde entonces, el número de brotes de la enfermedad ha disminuido en más de un 90%.

IPN es una enfermedad grave que AquaGen sigue monitoreando continuamente. Constantemente, “recopilamos datos y revisamos los desafíos potenciales actuales y futuros que enfrentan los piscicultores, para asegurarnos de que la base genética del salmón le brinde las mejores condiciones para alcanzar su máxima capacidad durante todo su ciclo de vida”, según lo informado desde la compañía.

En los últimos años, el trabajo del Instituto Veterinario Noruego sobre la caracterización de cepas virales ha mostrado algunos casos de una nueva variante del virus IPN. Naturalmente, esto crea cierta incertidumbre entre los productores. ¿Puede la nueva variante del virus atravesar los mecanismos de defensa del salmón y, a su vez, provocar enfermedades y una alta mortalidad? Para responder a esto, AquaGen ha realizado varios ensayos de infección con la nueva variante IPN tradicional y se han estudiado varios miles de salmones en experimentos que se han llevado a cabo en condiciones ambientales controladas en VESO Vikan (Noruega) durante un período de 40 a 50 días.

Como se esperaba, “los resultados mostraron que la protección contra la variante del virus tradicional continúa proporcionando más del 95% de supervivencia en el salmón AquaGen durante el período de exposición. La nueva variante del virus mostró un aumento gradual de la mortalidad a lo largo del experimento y la supervivencia general fue de alrededor del 70%”, manifestaron.

“Los resultados se confirman a través de dos ensayos independientes con datos similares; ninguna mortalidad aguda, sino un desarrollo gradual en el que el 70% de los peces sobrevivieron a la infección. Esto muestra que la cepa AquaGen está equipada para cumplir con la nueva variante de IPN en el campo, donde la presión de infección es significativamente menor que en una prueba de infección”, dijo Vibeke Emilsen, gerente de Producto de AquaGen.

AquaGen informó que continuará monitoreando la situación, pero que su opinión experta les permite afirmar que la nueva variante hasta ahora tiene un alcance e importancia limitados. “Agradecemos los comentarios de nuestros clientes que experimentan desafíos para que juntos podamos compartir experiencias y conocimientos y mantener a raya el virus IPN también en el futuro”, cerró la compañía.