En el marco de su ciclo de talleres denominado “First Friday”, el pasado viernes 11 de junio Cargill organizó un nuevo encuentro; esta vez, sobre tratamientos mecánicos y sus efectos en la producción.

El encargado de comenzar exponiendo fue JO Norstebo, quien es parte del área de soporte técnico de CQN Mar del Norte y a su vez consultor para los productores noruegos en general.

En su presentación, Norstebo enfatizó que el piojo del salmón es uno de los mayores desafíos para la industria acuícola noruega. “Los costos de los tratamientos que están asociados directamente con este parásito son sumamente altos”, subrayó, añadiendo que también existen costos indirectos que están asociados con la reducción en los volúmenes de producción y el aumento de las mortalidades como resultado de los mismos tratamientos.

Es así como el Estado noruego -fundamentalmente a través de la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria, NFSA- ha establecido medidas y regulaciones como requisito para seguir creciendo como industria.

RELACIONADO >> El trabajo de la autoridad noruega y chilena para disminuir el uso de antimicrobianos

LEA TAMBIÉN >> ¿En qué está el proyecto de ley que busca regular el uso de antibióticos en Chile?

Entre ellas se destaca que las empresas deben reportar a la NFSA los niveles de piojos cada semana; detallar qué tipo de tratamientos (mecánicos, químicos o medicinales) se utilizaron durante todo el ciclo productivo; y una serie de nuevas normativas relacionadas con el bienestar animal.

Esto ha llevado a mejores prácticas por parte de las compañías, “en donde hemos podido apreciar cómo han descendido las mortalidades; ciclos de producción más cortos y, por ende, menores pérdidas en distintos indicadores. Y todo esto viene acompañado de buenos planes y lineamientos de cultivo, en que los tratamientos son bien ejecutados, especialmente los mecánicos como el Hydrolicer, Thermolicer y Optilicer. A su vez, cada vez más clientes están invirtiendo en sus propios ‘wellboats desparasitadores’ en orden a tener un mejor control, tiempos y procedimientos acordes con sus procesos de cultivo”, destacó Norstebo.

LEA >> Noruega y Chile: Nuevas tendencias y enfoques para el control del piojo de mar

Tras la presentación del consultor de CQN Mar del Norte, habló Renate Kvingedal, quien es la científica principal de Cargill Aqua Nutrition y líder del Programa de Bienestar Animal de la compañía.

La experta comenzó subrayando que cada capa de la piel de los peces “está viva”, y que “cada mínimo daño en la piel es un riesgo de infecciones, y las heridas, son un factor de degradación y de mortalidad”, enfatizó.

Luego, se refirió al desarrollo de nuevos métodos para estudiar el impacto de los tratamientos en los peces y comprender las nuevas prácticas de cultivo.

Fue así como detalló que, in vivo, los ejemplares fueron expuestos a agua tibia para analizar todos los indicadores establecidos en materia de bienestar animal. Y luego se llevaron a cabo pruebas para optimizar y estandarizar el método.

En este contexto, puntualizó que entre los resultados de cicatrización y sanidad de las heridas, “se ha observado un progreso del 40% a través de dietas mejoradas. Y uno de los mayores logros ha sido que, mediante nuevas composiciones nutricionales, se ha podido impulsar la inmunidad antiinflamatoria de Tipo II. Esto, junto con efectos antioxidantes, mejoras en la mineralización, reepitelización y en la inmunidad”.