Doce pescadores y pescadoras artesanales de los sectores costeros de Maicolpué, Bahía Mansa y Pucatrihue, comuna de San Juan de la Costa, en la provincia de Osorno, se verán beneficiados con la entrega de infraestructura diseñada especialmente para procesar productos del mar en diversos formatos.

La iniciativa es parte del programa “Transferencia de recursos para la habilitación, equipamiento e implementación de espacios productivos vinculados a la extracción de recursos mediante la pesca artesanal en la comuna de San Juan de la Costa”, el que es financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) del Gobierno Regional (GORE) de Los Lagos y que ejecuta Fundación Chinquihue.

Es en el contexto de este programa de apoyo que un grupo de profesionales de la entidad ejecutora se dirigió hasta dicha comuna costera con el fin de notificar formalmente a cada uno de las y los favorecidos.

Ludgarda del Carmen Arriagada es una de las beneficiarias. Nacida y criada en dicha comuna costera, trabaja principalmente en la caleta Bahía Mansa. Se ha dedicado a la recolección de orilla desde los diez años. “Recolecto lapas, cochayuyo, luche”, explica. Luego procesa dichos productos y los convierte en conservas.

Como muchos trabajadores y trabajadoras del mar en el país, no realiza esta actividad de manera formal. Uno de sus objetivos a mediano plazo es “tener todos los permisos que corresponden para vender mis productos como se debe”, precisa.

Reconoce que no creía que sería una de las beneficiarias con el programa que encabeza Fundación Chinquihue: “Estoy feliz”, afirmó. Sus expectativas dicen relación con poder “vender una mayor cantidad de mis productos y con más confianza hacia el cliente (…). La gente compra con más confianza al tener etiqueta, resolución e información nutricional”.

Actualmente trabaja en la disposición de una pequeña sala de ventas para vender sus productos, los que incluso comercializa bajo su propia marca: “Arrecife”.

Constanza Labbé también es recolectora de orilla. Hace cinco años comenzó a dedicarse a esta esforzada actividad. “Yo recolecto pescados y mariscos. Los congelo y los proceso”, comenta. Una vez que les realiza un proceso de ahumado, sale a comercializarlos en Bahía Mansa, sector en el que vive actualmente.

Ella también es parte del grupo de beneficiarios que se adjudicó nuevo equipamiento para la implementación de un espacio productivo. “Estoy contenta. Nunca pensé que iba a lograr obtenerlo”, aduce.

Sobre sus proyecciones tras la adjudicación del proyecto presentado a Fundación Chinquihue, aseguró que “me va a traer muchos beneficios porque voy a obtener mi resolución sanitaria y así llegaré a más clientes. Será más fácil para mí ofrecer mis productos”.

Programa de apoyo

En el contexto de este programa se han fijados una serie de talleres, además de visitas a una sala de experimentación y prototipaje de productos marinos, ubicada en dependencias de Fundación Chinquihue, comuna de Puerto Montt (provincia de Llanquihue). Este espacio permitirá capacitar adecuadamente a cada uno de las y los beneficiarios.

El programa tiene como principal objetivo habilitar, equipar e implementar espacios productivos dedicados a la elaboración de productos del mar con valor agregado. Su enfoque consiste en replicar las mismas condiciones que se encuentran en una sala de procesos que cuenta con resolución sanitaria.

La orientación del programa consiste en mejorar las condiciones de trabajo para aquellas y aquellos emprendedores que generen productos con valor agregado, utilizando una de las siguientes líneas productivas: ahumados, conservas en frasco de vidrio, congelados y deshidratados.

*Fotos: gentileza Fundación Chinquihue.