Luego de conocer los resultados de la inédita elección de gobernadoras y gobernadores, el pasado domingo 13 de junio, la Asociación de Industriales y Armadores Pesqueros de la Región de Coquimbo (AIP) -gremio que agrupa a pequeñas y medianas empresas del sector- felicitó a la nueva gobernadora de la región de Coquimbo, Krist Naranjo, y manifestó su colaboración para desarrollar una agenda de pesca sostenible.

Para el presidente de la AIP y también de la Sociedad Nacional de Pesca F.G. (Sonapesca), Osciel Velásquez, “hoy es fundamental continuar un desarrollo de la actividad pesquera sostenible en la región. Esto, primero porque debido a la pandemia se han visto afectados los empleos, pero también, debemos continuar produciendo en forma limpia, de hecho, la región de Coquimbo ha sido pionera en generar una agenda sustentable e incorporar la economía circular en su producción”, aseguró.

Desde la AIP destacan este trabajo de reciclaje de redes de pesca en desuso que se implementó desde 2014, el cual fue replicado por gran parte de las empresas asociadas a la Sonapesca, mayor gremio pesquero del país, e incluso otros países latinoamericanos también replicaron la iniciativa, como Perú, Argentina y México, quienes ya están entregando sus redes de pesca para convertirlas en nuevos productos gracias al trabajo de Bureo, Net Positiva.

“Hemos podido desarrollar un trabajo a largo plazo para tener una pesca industrial más limpia, renovamos nuestras redes de pesca por unas más selectivas y livianas, favoreciendo al escape de juveniles y fauna acompañante, así como también al tener menor peso se consume menos combustible y disminuye la huella de carbono. Además, las redes antiguas son recicladas”, adujo Velásquez.

Agregó que “firmamos diversos APL (acuerdos de producción limpia), realizamos operativos de limpieza de playas y fondo marino costero entre La Serena y Coquimbo. Por otra parte, logramos certificar pesquerías de la región como el camarón, langostino colorado y amarillo y el jurel”.

Pero el líder gremial también celebró la inauguración de la primera planta de economía circular del norte de Chile, “Crustanic” –perteneciente a la empresa Rymar–, que busca aprovechar y reutilizar 3.200 toneladas de desechos de camarones y langostinos para extraer quitosano, un polímero presente en los residuos de estos productos marinos, y que es muy demandado en la industria agrícola como un fungicida. Estos desechos correspondían al 85% de la producción, lo que generaba costos de vertederos, percolados y contaminación.

“Atreverse e innovar es muy importante, ya que permite desarrollar una industria más consciente y preocupada del medio ambiente, pero este trabajo se debe realizar en forma conjunta entre el sector privado y privado. Es por ello que estamos disponibles para trabajar con la nueva gobernadora por una pesca industrial responsable y sostenible para nuestra región, mediante la colaboración y diálogo”, cerró Velásquez.