La subsecretaria de Pesca y Acuicultura, Alicia Gallardo Lagno, encabezó un seminario de cierre del proyecto GEF-FAO “Fortalecimiento de la capacidad de adaptación en el sector pesquero y acuícola chileno al cambio climático”, iniciativa que se aplicó de manera piloto en caletas del norte y sur del país.

El seminario virtual “Aprendizajes y oportunidades para la adaptación al cambio climático” -al que se conectaron unas mil 500 personas- convocó a pescadores artesanales y acuicultores de pequeña escala, además de representantes de instituciones comprometidas con la adecuación del sector al fenómeno. La representante de la FAO en Chile, Eve Crowley, y la subsecretaria (s) del Medio Ambiente, Paulina Sandoval, se contaron entre los presentes.

“La invitación es a seguir cultivando la resiliencia, y la capacidad para escuchar, conversar y considerar la sabiduría de nuestro sector artesanal. Tienen mucho que decirnos y nosotros tenemos mucho que aprender de la sabiduría de las pescadoras y los pescadores”, subrayó la autoridad.

En el encuentro, la subsecretaria Gallardo destacó que el proyecto GEF -impulsado por la Subpesca y el Ministerio del Medio Ambiente- fue “muy valioso” por los avances logrados de cara a la adaptación al cambio climático, pero también por la participación suscitada.

“Nos impulsó a nosotros, como institucionalidad pública, a tender puentes y formar una comunidad virtuosa con comunidades y pescadores; hablar y escucharse es esencial”, subrayó la autoridad.

Alicia Gallardo resaltó que la Subpesca está desarrollando actualmente distintas iniciativas que, de un modo u otro, apoyan al sector artesanal frente al problema: Caleta Inteligente, entre ellas.

“La caleta es esencial para la adaptación al cambio climático. Es importante escuchar la voz de la caleta, ponernos de acuerdo en qué vamos a potenciar. Y si es posible agregar el factor tecnológico, fantástico. Lo esencial es hacer un uso más eficiente del territorio”, detalló.

Durante su intervención, la subsecretaria reiteró, además, que estos esfuerzos deben conjugarse con acciones concretas para avanzar hacia una creciente equidad de género en el sector artesanal.

“Esta ha sido una iniciativa inédita. Hemos podido trabajar y crecer juntos. Estamos muy agradecidos”, finalizó la autoridad, refiriéndose a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por su sigla en inglés), el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y otras instituciones que colaboraron en la ejecución del proyecto.