Recientemente, el gerente general de Greenspot, Benjamín González, fue nombrado como miembro del directorio de la Asociación Gremial de Industriales del Plástico (Asipla), la cual representa, desde hace más de sesenta años, a este sector productivo que ha mantenido una constante innovación para una operación y servicio más sustentable.

El gremio reúne a más de 90 empresas que abarcan toda la cadena de valor del plástico, desde proveedores de materias primas, hasta transformadores, importadores de maquinaria y recicladores. En este último punto es donde se ha puesto especial atención el último tiempo, pues lo que busca la industria es ser parte de la solución y no del problema en torno a la contaminación ambiental.

AQUA conversó con Benjamín González para conocer cómo recibió este nombramiento, además de los planes y proyectos de su empresa, Greenspot, la cual se dedica –con instalaciones en Puerto Montt (región de Los Lagos)– al reciclaje y revalorización de productos plásticos, plumavit y otros elementos.

Sabemos que recientemente fue nombrado como miembro del directorio de Asipla. ¿Cómo toma esta nueva designación? ¿Qué temas espera impulsar dentro de ese gremio?

Para nosotros, es un orgullo poder participar activamente del directorio de uno de los gremios más importantes del país. Creemos que la única forma de desarrollar una industria verdaderamente sostenible es articulando y colaborando entre todos y, en ese sentido, el que exista un espacio para nosotros como pyme y como valorizadores de residuos, sobre todo que somos de regiones, es una luz de esperanza en un proceso de descentralización que venimos impulsando desde hace mucho tiempo.

Nosotros esperamos impulsar una agenda gremial basada en tres ejes. Primero, la descentralización del debate y acción circular, incorporando la visión y  problemáticas de las regiones en la generación y valorización de residuos plásticos para impulsar un cambio de paradigma basado en que las regiones son «abastecedores de residuos», generando apropiabilidad del valor en las mismas zonas donde el residuo es generado, impulsando la valorización en los mismos territorios y concatenándolos con los grandes consumidores a nivel local y nacional.

Otro eje es el triple impacto, donde queremos impulsar a más empresas a incorporar la visión y gestión de sus impactos en el entorno para el desarrollo de sus actividades productivas. Estoy convencido de que la única forma viable para el desarrollo sostenible y sustentable en el tiempo es conocer y hacerse cargo del  impacto de cada actividad, de modo que gracias a una acción coherente con el medio ambiente, su comunidad, trabajadores y personas, seamos capaces de generar negocios sostenibles en el tiempo, y no al revés.

Y el tercer eje es innovación y fomento a las pymes, pues creo que en el sistema local de emprendimiento está el futuro de esta y básicamente todas las industrias. En la medida que seamos capaces de abrir los espacios y desafíos productivos, generando colaboración entre grandes, pequeños, locales, regionales, autoridades y academia, podremos generar desarrollo sostenible y sustentable para el futuro.

¿Qué tan relevante están siendo, dentro de Asipla, los temas relacionados con reciclaje y reutilización de plásticos? ¿Hay interés por promover aún más estas actividades?

Hoy, en la valorización de los plásticos y su continua reutilización está la subsistencia de la industria del plástico. De hecho, el pilar estratégico más importante de Asipla en la actualidad es la instalación de una economía circular para los plásticos en Chile. Por ello, todas las temáticas de gestión y valorización de residuos plásticos, mejora de aditivos, procesos y tecnología que permitan su reutilización son la base del accionar de la mayoría de los asociados.

En la actualidad, se está trabajando en una agenda muy potente vía Acuerdo de Producción Limpia para potenciar la demanda de resinas plásticas recicladas, además se está trabajando en la segunda versión del estudio nacional de Reciclaje de Plásticos en Chile, y se está impulsando una activa participación en el Pacto de los Plásticos y las diferentes mesas sectoriales de trabajo que se han diseñado por distintas organizaciones. En resumen, creo que hoy estamos en el mejor momento posible para liderar el proceso de transformación productiva en pos de la economía circular.

En el caso de Greenspot, ¿qué productos están reciclando y qué productos están elaborando a base de dicho reciclaje?

Nosotros seguimos trabajando diferentes tipos de plásticos asociados a la acuicultura (choritos y salmones), además de residuos asociados a ganadería, plantas de alimentos, forestales, entre otros, principalmente, boyas, flotadores, EPS (plumavit), tuberías, bins, cajas y estanques. Asimismo, desde hace un tiempo comenzamos ya el proceso de redes de pesca con nuestros partners de www.bureo.co para la fabricación de diferentes productos de retail a nivel mundial. Localmente, hemos trabajado, gracias al apoyo de Blumar, racks para el movimiento de agua, y gracias al apoyo de Corfo, las composteras que han sido activamente utilizadas en varias localidades de Chiloé. Además, estamos trabajando algunos productos adicionales que estaremos comunicando adecuadamente.

Lo importante –a nuestro juicio– es que vía colaboración podamos desarrollar y valorizar los residuos íntegramente en nuestra región. Vemos que ahí está la llave de la sustentabilidad, no solo porque el proceso logístico a diferentes centros urbanos centralizados tiene más emisiones de CO2, sino porque vemos clave la participación local en innovación, emprendimiento, empleo y apropiabilidad de los resultados del proceso de valorización. En resumen, creemos que es la opción más lógica y de mayor impacto positivo para el territorio.

¿Qué relación mantiene Greenspot con la industria acuícola local?    

Hoy, tenemos una muy buena relación de colaboración con la industria. Afortunadamente, después de cuatro años de incansable trabajo, hemos podido construir una solución local viable, consistente y de alto estándar que permite a grandes empresas confiar sus residuos plásticos a nosotros. Creemos que la industria puede transformarse en ícono de circularidad de plásticos con gran potencial para que esto sea desarrollado localmente. Estas alternativas y puntos de vista también han sido compartidos por las empresas que trabajan con nosotros, con quienes hemos podido colaborar directamente en la valorización de sus residuos. Junto con ello, también hemos podido contar con el apoyo del sistema de emprendimiento Corfo, quienes nos han apoyado en diversos proyectos que ya están generando resultados e impactos muy positivos.

Para las empresas acuícolas, a veces el reciclaje se complica debido a la logística y a tener que mover material desde zonas a veces de difícil acceso hacia los centros de revalorización de productos. ¿Se ha avanzado en esta materia? ¿Está siendo más fácil para las empresas destinar sus plásticos al reciclaje?

La problemática logística no es un inconveniente inherente sólo a los residuos de la industria; es un tema país. En mi opinión, es cada vez más importante desarrollar soluciones locales que optimicen el proceso de valorización de residuos. Nosotros hemos visto cómo la industria ha sido proactiva en fomentar soluciones locales de forma cada vez más colaborativa como una alternativa viable para la gestión de sus residuos. Empresas como Greenspot poco a poco han generado soluciones de alto estándar para el tratamiento de residuos de forma local, reduciendo de esta manera los costos logísticos y generando impacto positivo en otras áreas como: empleo, innovación y emprendimiento. Sin duda, hay mucho por avanzar, pero creo vamos por el camino correcto.

¿Cuáles son los planes de Greenspot a mediano y largo plazo? ¿Cómo se proyectan en un escenario donde la sostenibilidad se está tomando la agenda de las diversas actividades económicas?

Nosotros vemos innumerables posibilidades de colaborar, co-crear y generar más y mejor impacto para nuestra zona. Esperamos poder crecer en materiales a procesar y seguir aportando a la agenda de desarrollo sostenible regional vía generación de más productos locales, más alianzas y generando colaboración con más actores y empresas. Nuestro sueño es hacer crecer el modelo de valorización local de residuos plásticos para que las regiones dejen de ser exclusivamente recolectoras de residuos y pasen a ser mayoritariamente elaboradoras de productos valorizados. Para nosotros, ahí está el desafío país.

Fotografías: Greenspot