Para poder estar ubicada en Espevik, en el municipio de Tysvær, Noruega, y en el marco de la construcción de instalaciones de cultivo de salmón en tierra, Ecofisk firmó un acuerdo con Benchmark Genetics.

El contrato de entrega comienza en el primer trimestre del año 2023 (1T23) y ascenderá a más de 25 millones de ovas de salmón Atlántico (Salmo salar) anualmente cuando el proyecto esté completamente desarrollado. Benchmark, a su vez, busca contribuir con su experiencia técnica en la fase del proyecto y cuando la instalación de smolt y engorda haya entrado en funcionamiento.

El gerente general de Ecofisk, Bjørn Inge Staalesen, afirma que habrán construido la instalación de peces integrada en tierra más grande de Noruega cuando esté terminada: «En ella se producirá salmón con una huella ambiental muy baja. A la empresa también le preocupa que los peces en la instalación tengan un alto nivel de bienestar y que la bioseguridad se cuide de la mejor manera».

«Hemos firmado un acuerdo de genética en una etapa temprana porque estamos preocupados por la bioseguridad y queremos asegurar uno de los factores de entrada más importantes para la instalación. Además, el ciclo de cultivo comienza con las ovas y, según el plan, el primer ingreso se realizará durante el primer trimestre de 2023», añadió.

Staalesen asevera que les ha preocupado que Benchmark Genetics tenga trabajadoras y trabajadores con alta competencia tanto en las primeras etapas de cultivo como en la producción terrestre en RAS (sistema de recirculación en acuicultura). Un aspecto del acuerdo es que Benchmark compartirá esta experiencia y conocimientos con Ecofisk en la fase de diseño y puesta en marcha para garantizar que la instalación esté diseñada de manera óptima para una producción biosegura con alto bienestar animal.

«Cuando estemos en pleno funcionamiento, la producción requerirá más de 25 millones de ovas al año. No hace falta decir que adquiriremos genética durante todo el año, incluido el verano. La capacidad de Benchmark de entrega de ovas fuera de temporada también ha sido un factor esencial para elegirlos como nuestro socio», subrayó Staalesen.

Por su parte, el director comercial de Benchmark Genetics, Geir Olav Melingen, dijo estar «muy impresionado» con el proyecto de Ecofisk y que «tiene mucha fe en que lograrán financiar e implementar sus planes».

«La instalación proporciona una alta flexibilidad con producción terrestre post-smolt y de ciclo completo. Pensamos que esto era emocionante, ya que también desafiará a la genética, ya que partes de la producción se cultivarán en jaulas en el mar en la última fase, mientras que la otra parte de la producción se mantendrá en tierra durante toda la fase de vida. Como proveedor de genética, debemos asegurarnos de que las ovas que entregamos tengan las mejores características genéticas adaptadas a los diferentes entornos en los que crecen», sostiene Melingen, quien colaboró anteriormente con el director de operaciones de Ecofisk, Rustan Lindqvist, en relación con una instalación terrestre para cultivo de salmón en Ürümqi en China.

«Ahora nuestros caminos se vuelven a cruzar, y esta vez en un proyecto RAS completamente diferente en términos de ubicación geográfica, tamaño y huella ambiental», concluyó Geir Olav Melingen.

*Fotos: Benchmark.